Una delegación de Huesca viaja a Altenkirchen para continuar trabajando en el futuro hermanamiento

Una representación del Ayuntamiento de Huesca viaja este viernes a Altenkirchen (Alemania) para continuar trabajando en el futuro hermanamiento entre ambas ciudades. La visita responde a una invitación del alcalde de Altenkirchen, Heinz-Joachim Höfer, con motivo de las fiestas que celebra la ciudad, tras la estancia de la delegación alemana en Huesca a principios del pasado mes de agosto, cuando tuvo lugar una jornada de trabajo entre representantes de ambos municipios. La estancia de la delegación oscense en Altenkirchen se prolongará hasta el domingo. Allí coincidirán también con representantes municipales de Tarbes (Francia) y Olszanka (Polonia), las dos ciudades hermanadas actualmente con Altenkirchen.

Los concejales oscenses participarán en encuentros de trabajo y en actos de las fiestas locales, como el acto oficial de inspección anual del Cuerpo de Bomberos de Altenkirchen, que se celebra tradicionalmente el segundo sábado de septiembre, o la conmemoración del 200 aniversario de la creación del Distrito de Altenkirchen.

La ciudad de Altenkirchen, que recientemente celebró el 700 aniversario de su fundación, se sitúa en la región de Westerwald, perteneciente al Estado Federado de Renania-Palatinado, y está a unos 50 kilómetros de distancia de Bonn y a 123 de Frankfurt. Altenkirchen está hermanada con Olszanka desde 1997 y desde 1972 con Tarbes, ciudad a su vez hermanada con Huesca desde hace más de medio siglo.

El Ayuntamiento de Huesca estará representado por los concejales Teresa Sas, portavoz del Grupo Municipal Socialista; Antonio Sanclemente, presidente de la Comisión de Relaciones Institucionales; y José Luis Cadena, portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos y responsable del programa de intercambios educativos y profesionales Huesca-Europa. Es precisamente en este aspecto, dirigido especialmente a la juventud, en el que se quiere centrar el hermanamiento entre Huesca y Altenkirchen, según se ratificó en la reunión del pasado 6 de agosto en el Ayuntamiento oscense. El objetivo es propiciar los intercambios educativos, para fomentar el conocimiento de idiomas, y de formación, para favorecer las prácticas en empresas de ambos países.

“El objetivo de este viaje a Altenkirchen es conocer in situ la realidad de la ciudad y explorar las posibilidades de colaboración empresarial y formativa. Hemos de abrirnos a Europa y este proyecto de intercambios puede ser una oportunidad única”, explica José Luis Cadena.