La sentencia que obliga a mantener el número de horas de religión trastorna el inicio del curso escolar

La vuelta al colegio ha venido marcada este año por novedades de absoluta última hora. El auto dictado por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, acordando que se mantengan las clases de religión en primaria con el horario del año pasado, y anulando la reducción del número de horas en un 50% ha causado un gran trastorno en todos los colegios, que a menos de un día de empezar las clases han tenido que empezar a rehacer todos los horarios, la distribución de los profesores, y la organización que habían previsto, para volver a hacer un hueco a esta asignatura.

En el colegio Pirineos-Pyrénées, denunciaban las contracciones que se producen con esta sentencia. Al ser un colegio bilingüe tienen más compromisos, y ahora se debaten entre qué hacer y qué incumplir. Esta cuestión causa inquietud, por lo que supone de desconcierto sobre qué hacer. El director indicaba que será la Administración la que tenga que decidir porque, en este colegio, el horario de autonomía de centros se dedicaba a su programa bilingüe, y si de ahí tienen que quitar ahora 45 minutos semanales para religión, el horario no da de sí. No pueden llegar al 20% de horas de currículum en francés, por lo que se produce una contradicción que habrá que resolver. Este mismo problema se plantea en otros centros de la ciudad o de la provincia que también tienen curriculum bilingüe, en francés o en inglés.

El director del colegio Pirineos echa de menos que cualquier religión quede fuera del ámbito escolar, como ocurre en otros países más avanzados.

Este inicio de curso, en el que ya no se hablaba de crisis, ratios, recortes o interinos, se ha visto afectado por una sentencia que llegaba tan sólo 7 días después de que los Obispos solicitasen la medida cautelar.