Las peñas de Graus, una parte importante de las fiestas

El Recinto Interpeñas de Graus recoge este año a 15 peñas (una menos que el pasado), dispuestas a disfrutar de unas grandes fiestas. La edad de estos peñistas abarca desde los 16 años hasta pasada la treintena. Por ello, las más veteranas han sido y son testigo del cambio de la noche grausina. Ellas son Güeya Morra, Zulo, l’Abrevadero y Los + Buscaus, peñas que llevan alrededor de 20 años viviendo las fiestas de Graus tanto de día como de noche.

Desde la apertura de Interpeñas cuentan que las fiestas se viven de una forma diferente, “la fiesta se ha sacado del pueblo”, decían que ,antes, todo quedaba ‘más en casa’; no obstante, también se sienten satisfechos que el recinto aporte mayor comodidad y acogida para la gente de fuera que quiera sumarse a las fiestas.

En cuanto a las camisetas, seña identificativa de las peñas, es de lo más variopinto: la variedad de colores como las del Abrevadero, azules, las del Zulo o Los + Buscaus, fieles al rojo, son algunas de las muestras que se apreciarán en las fiestas, sobre todo, el día 12. Algunas peñas, como la Güeya Morra, también se apuntan a hacer carroza, en concreto, desfilan con su particular oveja que, como dicen algunos de sus miembros, se ha convertido en “el estandarte de la peña”.

Asimismo, lo que, a priori, pudiera parecer lo contrario: la distancia, estudiar fuera o, simplemente, mudarse de Graus, no son rivales para las fiestas. De hecho, los peñistas aseguraban que esta morriña provoca que “la gente tenga más ganas de volver” y que mantengan esos “días señalados”. Además, la incorporación de parejas y nuevas generaciones hace que la peña aumente.

Finalmente, concluían que la implicación de la juventud grausina es muy fuerte, ya que como ellos mismos afirmaban “los mismos que están por la noche en Interpeñas, a la mañana siguiente son los que están en procesiones, etc.”, porque Graus “es una fiesta continua las 24 horas del día, no sólo de noche”.