La modificación de horarios en los colegios afecta al trabajo y sueldo de las monitoras de comedor

El colectivo de monitoras de comedor está a la espera de ver cuál es la afección última de los cambios que se han producido al mediodía en los horarios inter sesiones de los colegios tras el inicio del curso. En Huesca capital, ha habido modificación en los colegios Alcoraz, Pedro J. Rubio y Juan XXIII. Por el momento, ya se les ha comunicado que sus contratos laborales se reducen de 3 a 2 horas y media, con lo que la pérdida de sueldo se cifra en algo más de 100 euros al mes.

Pero además, esta medida ha creado agravios comparativos. En los colegios de la ciudad que ya contaban con este horario desde hace varios años, Sancho Ramírez, San Vicente y Pío XII, las monitoras trabajan sólo dos horas, por lo que presentarán su queja a la dirección provincial de Educación, al trabajar menos en igualdad de condiciones.

Por otro lado, se está también pendiente de saber cuántos niños se quedarán, finalmente, al comedor en el colegio Pirineos-Pyrénées, donde podría darse el caso de tener que prescindir de monitoras, si el número disminuye.

Cada colegio de la ciudad cuenta con entre 10 y 15 monitoras de comedor. Hay que recordar que en educación infantil se dispone una monitora cada 15 niños, y en educación primaria, cada 25.

En los colegios con reducción de horario al mediodía los niños saldrán a partir de ahora a las 4 de la tarde, aunque podrán quedarse en el colegio hasta las 5. Es de prever que en esa hora se ofrezcan actividades extraescolares. Un tiempo en el que las monitoras ya no tendrían cabida, puesto que serán las AMYPAS quienes se encarguen de organizar estas tareas.

Los colegios con horario reducido inter sesiones tienen clase de 9 de la mañana a 12:30, y de 2:30 a 4.