El fin del PIVE podría provocar que vuelvan al mercado coches que empeoren la edad media del parque automovilístico

Las transferencias de coches usados entre enero y agosto han crecido un 12,4% Aragón respecto al mismo periodo del año pasado, hasta las 32.042 operaciones, según datos del Instituto de Estudios de Automoción para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO). En el total nacional, las ventas se incrementaron un 12,8%. La patronal de los concesionarios espera que el mercado de vehículo de ocasión se reactive más en el último tramo del año, después de que finalizara el Plan PIVE el pasado mes de julio, ya que habrá compradores que vuelvan a contemplar la posibilidad de un coche usado como primera opción a la hora de cambiar. Sin embargo, el final de esos incentivos a la adquisición de vehículos eficientes traerá consigo que los coches con más de diez años, muchos de los cuales se han ido achatarrando gracias al PIVE, vuelvan al mercado de ocasión.

De esta manera, a juicio de Faconauto, empeorará la edad media tanto de los coches usados que se venden, que actualmente está en 10,6 años, según datos de la consultora MSI, como la del parque automovilístico nacional, que alcanza los 12 años.

De hecho, las cifras en lo que va de ejercicio muestran que el 55% de las transferencias realizadas fueron de coches con más de diez años, que además se incrementaron un 14,7% con respecto al ejercicio anterior. Al mismo tiempo, y como viene ocurriendo, las operaciones de modelos seminuevos (de hasta tres años) son las que también están protagonizando las ventas de ocasión, al haberse “disparado” un 30,8% hasta agosto.

El presidente de FACONAUTO, Jaume Roura, ha indicado que el final del PIVE va a influir en el conjunto del mercado de la automoción, incluyendo el del vehículo usado. Los planes de renovación del parque evitan que los coches con más de diez años sigan en circulación y dentro del circuito de los usados. Ahora, sin PIVE, esos modelos viejos ganarán más protagonismo, si cabe, y repercutirá negativamente sobre la nefasta estadística de la edad media del parque, que nos sitúa en la cola de Europa y ante una perspectiva que seguirá empeorando en los próximos años. Hay que buscar la manera de atajar este problema, con grandes consecuencias sobre la seguridad vial y el medio ambiente.