Satisfacción en Adelpa por el incremento de la indemnización compensatoria a las explotaciones de montaña

La Indemnización Compensatoria Básica (ICB) redujo aproximadamente la mitad de la aportación a las explotaciones de montaña en la anterior legislatura. Desde entonces, la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés ha reivindicado recuperar la cuantía porque esta ayuda es “fundamental para apoyar la supervivencia de esta actividad económica, la ganadería en explotaciones de montaña”, según indica el presidente de Adelpa, Pablo Castán.

El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón anunciaba recientemente el incremento de esta indemnización, que se basa en las dificultades específicas que tiene el sector ganadero en las áreas de montaña. En la actualidad, la radiografía de este tipo de explotaciones es “preocupante”; en los últimos años han desaparecido una cuarta parte de ellas.

Para Adelpa, esto es una muestra de que el Gobierno de Aragón quiere apostar por el mantenimiento del sector primario en el Pirineo, como una actividad fundamental para el equilibrio socioeconómico y medioambiental de este territorio. En los próximos meses esta Asociación confía en reanudar sus contactos con el Ejecutivo autonómico para abordar otras reivindicaciones.

Adelpa también ha visto atendida otra de las reivindicaciones que le habían sido trasladadas desde el sector agroganadero del Pirineo, como era el mantenimiento de las ayudas a las asociaciones de razas autóctonas, razas que habían tenido una fuerte implantación durante años en la ganadería del Pirineo, dentro de su apuesta por la calidad y el medio ambiente.

Esta Asociación, asimismo, ve con esperanza los esfuerzos que se están realizando desde el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad en aras a la reforma de la actual Política Agraria Común, “especialmente injusta con las explotaciones de las zonas de montaña, donde la escasez de suelo las hace quedar absolutamente penalizadas ante una PAC basada en primar las grandes extensiones y los derechos históricos de actividades agroganaderas que en la actualidad están ya inoperativas”.

El sector demanda, no obstante, otras medidas, como los problemas con la adjudicación del coeficiente de admisibilidad de pastos en el Pirineo, o abordar una reforma de las medidas agroambientales que de verdad prime el carácter ambientalmente sostenible de las mismas, y se corresponda con las superficies de espacios de la Red NATURA 2000.

Comentarios