La huevofritada de los Cabezudos de Graus cada año más popular

Desde hace unos años, los cabezudos son los que llevan a cabo el primero de los actos de la mañana del día 12 de septiembre, la primera jornada de las fiestas de Graus, que consiste en colgar a Furtaperas en el tocho, en la fachada del Ayuntamiento, desde donde está ‘condenado’ a ver las fiestas sin poder disfrutar de ellas. Este lunes, con ayuda de la brigada municipal, los cabezudos han vuelto a cumplir con esa tradición. Después, invitaban a almorzar a todos los que les acompañaban en este acto.

Eran alrededor de las 9, cuando colocaban a Furtaperas, en la fachada del Ayuntamiento desde el que pagará la pena, colgado del madero y, además, al que cualquiera que lo desee podrá hacer girar en el tocho. Furtaperas, es una de las figuras más características de las fiestas de Graus. Tras haber cambiado de vestimenta, en varias ocasiones, en las fiestas de 2012, estrenó traje similar al que luce la careta del mismo nombre.

Cuenta la tradición grausina, que Furtaperas es un personaje al que se cogió robando peras y fue condenado a estar colgado durante las fiestas y verlas pero no poder participar en ellas durante toda la eternidad.

Tras llevar a cabo esta tradición, los cabezudos invitaban a un almuerzo a base de huevos fritos y sandía y un trago de vino a todos los que acudían a la plaza Mayor. Un acto que, por cierto, cada vez cuenta con más participación.

La comparsa de cabezudos, caretas y caballez, participan en el desfile de carrozas, corriendo tras el público, haciendo de las suyas y repartiendo escobazos a diestro y siniestro. Además, de las actuaciones en la plaza Mayor, los días 13, 14 y 15, también acompañan las procesiones del San Vicente Ferrer y del Santo Cristo custodiando a ambos.