Importante trabajo del Centro de Solidaridad Interdiocesano para atender y prevenir distintas adicciones

El Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca atiende a personas con diferentes adicciones, y a sus familias, con el fin de favorecer su promoción, desarrollo integral e inserción social. Durante el pasado año continuó con la labor preventiva y asistencial de las nuevas drogodependencias y las atenciones en las nuevas adicciones, como el alcohol, la ludopatía, los móviles o internet. Un total de 105 personas fueron atendidas, y se dieron 67 altas terapéuticas.

En programas de prevención de adolescentes se trató a 36 personas, 34 hombres y 2 mujeres. Con problemas de cocaína o alcohol se trató a 34 personas, 28 hombres y 6 mujeres. En lo que hace referencia a acogida y reinserción, se atendió a 26 hombres, y otros 9 en adicciones comportamentales. Además, se prestó apoyo a 91 familias. De ellas, 64 eran nuevas, y 27 anteriores, con quienes ya se había venido trabajando.

Dentro de la memoria económica del pasado año, hubo un equilibrio entre ingresos y gastos, de 83.447 euros. Entre los ingresos se recibieron subvenciones públicas y privadas, colaboración de Cáritas Diocesana, aportaciones de entidades religiosas o de socios y donativos, entre otros.

El Centro de Solidaridad Interdiocesano lleva a cabo un Programa de Prevención y atención a adolescentes y jóvenes de riesgo, de entre 14 y 21 años, y a familiares. La actuación en el medio escolar se lleva a cabo mediante talleres de prevención de adicciones con padres, profesores y alumnos en Barbastro, Huesca y Alto Gállego. En el programa de cocaína y alcohol se atiende a personas de entre 21 y 50 años, consumidoras de estas sustancias.

Por su parte, el programa de acogida y reinserción es un programa de atención y tratamiento dirigido a personas con problemas graves de drogodependencia. Realiza orientación y derivación al centro terapéutico residencial. En este programa se incluye a las personas atendidas en el Centro penitenciario de Zuera.

Cuentan también con el programa de adicciones comportamentales, dirigido a personas con problemas de adicción al teléfono, las compras, los juegos de azar, el sexo, el ordenador o los videojuegos. El programa de apoyo a las familias da orientación y atención a familias de usuarios con conductas aditivas o preventivas. Y finalmente, el programa de intervención comunitaria ofrece intervención con la población en general (padres, hijos, agentes sociales, educadores…) sobre sensibilización y prevención en diferentes ámbitos y con distintos públicos.

A través del Proyecto de Prevención de Adicciones se interviene en Barbastro, Comarca del Alto Gállego, Hoya de Huesca, Cinca Medio y Monegros. Un porcentaje de los casos que se reciben se derivan al Centro de Inserción Social de Huesca. La atención se lleva a cabo en Huesca, Barbastro y Sabiñánigo.