UPA clama "precios justos" ante la situación de los mercados agrícolas y ganaderos

La organización profesional agraria UPA Aragón ha dado la voz de alarma ante la situación que atraviesan la práctica totalidad de sectores, que acumulan “grandes pérdidas” ante la “nula rentabilidad” que obtienen por sus productos. Los agricultores han analizado el estatus de las principales producciones y aseguran que la situación “está mucho peor” que en 2015.

El propio Comité Económico y Social ha destacado que la renta agraria española en términos corrientes descendió un 16% entre 2003 y 2015, debido al acusado encarecimiento que experimentaron los costes de producción, que crecieron un 46% durante este mismo periodo.

Los piensos para alimentar el ganado han subido un 60,4%, los fertilizantes, un 62,2%, y la energía y los lubricantes un 69,3%. “Estas subidas de costes no solo no se han trasladado a los precios de los productos, sino que incluso han bajado aún más, por lo que no hay rentabilidad y las explotaciones se ven abocadas al endeudamiento y al cierre”, han lamentado los agricultores.

La Ley de la Cadena alimentaria, que se aprobó hace ya tres años para resolver esta problemática, se está mostrando –a juicio de UPA- ineficaz a la hora de promover un reequilibrio de los márgenes en los diferentes eslabones de la cadena de valor de los diferentes productos. “La Ley no está impidiendo la venta a pérdidas ni el uso de productos reclamo con productos como el aceite de oliva y la leche o la carne de conejo o pollo”.

UPA asegura que no descarta ninguna acción para reclamar el fin de la especulación, incluyendo acciones de protesta como “salir a la calle”. También afirman que tratarán de buscar la unidad del sector porque este problema “afecta a todos y todas en el campo de Aragón”.

La inmensa mayoría de los sectores están hundidos según UPA: los precios actuales de los cereales se sitúan alrededor de 132 euros/tonelada para la cebada y 144 euros/t para el trigo, lo que supone una caída a niveles de los años 2001-2003; "muy malos precios" de la alfalfa, de entre 120 y 150 euros la tonelada, un valor "excesivamente bajo y preocupante para los productores", a pesar de que la campaña está siendo muy buena en cantidad y calidad, pero con las exportaciones "muy ralentizadas"; en el vino con la campaña iniciándose, los primeros precios son similares a los del año pasado, cuando las existencias son mucho menores; en la almendra la reducción de precios en origen ha sido espectacular, pasando el precio de la pepita de almendra de 8 euros/Kg. a 5,25 euros/Kg.

También en lo que respecta a la ganadería: en el cordero los precios se encuentran bajos, con un descenso del 6% en el cordero ligero. Del 2006 al 2015 se han perdido el 26,5% de cabezas, en los últimos 15 años se han perdido casi 8 millones de cabezas de ganado ovino. Esto nos da idea de la profundísima crisis en la que se encuentra este sector; el lácteo es otro sector con una crisis muy grave derivada de los bajísimos precios de la leche al ganadero. Lejos de solucionarse, el precio sigue cayendo. El último precio oficial, publicado en julio, es de 0,286 euros/litro, cuando a principio de año estaba a 0,30; y también en el cunícola que atraviesa una crisis gravísima derivada de los bajos precios en origen que se sitúan en 1,55 euros/Kg. vivo, cuando los costes de producción son de 1,75 euros/Kg. vivo.