La izquierda firma el acuerdo para impulsar políticas progresistas

Se abre así un marco de diálogo para tratar temas básicos, como las leyes sociales o los presupuestos. La firma se produce cuatro días después de que estos mismos grupos alcanzaran un acuerdo para el relevo en la Presidencia en las Cortes de Aragón.

Acuerdo para el impulso de las políticas progresistas de Aragón. Así han bautizado el pacto los cuatro partidos de izquierda. Lo han firmado este martes, tras dos intensos meses de negociaciones que se abrieron a raíz de la vacante de la presidencia de las Cortes.

Es la segunda parte de un acuerdo que empezaba el viernes con el anuncio de la designación de la diputada Violeta Barba como presidenta del Parlamento y que ha continuado este martes con la apertura de un foro estable de diálogo entre PSOE, Podemos, IU y CHA. Según informa Radio Zaragoza.

El PSOE ha cedido la presidencia de las Cortes a Podemos y la formación morada ha transigido en abrir diálogos sobre temas básicos, como las leyes sociales o los presupuestos para llegar a acuerdos antes de batirse en duelo en la arena parlamentaria. Este es el quid de la cuestión y la clave de un acuerdo que han firmado todos, con foto incluida. Lo demás, juegos florales y maniobras de evasión lingüística.

Tras un año de tiras y aflojas, ahora la izquierda se une para, al menos dialogar, que no es poco, como "el presupuesto se empezará a debatir y empezaremos a hablar enseguida", ha remarcado Javier Sada (PSOE). Se hablará también sobre "el Justicia, la Cámara de Cuentas y el Consejo Consultivo, y sobre financiación autonómica".

Una lista de temas con una prioridad, que es que cada grupo mantenga su independencia. Aunque eso se encargaba de resaltarlo Podemos. Su portavoz parlamentaria, Maru Díaz, señalaba que "en ningún caso compromete la libertad de voto de ninguna de estas fuerzas sino que simplemente nos compromete a hablar". Díaz ha querido aclarar que ese "compromiso de diálogo es independiente porque tiene valor en sí mismo y es independiente de cualquier acuerdo y es la materialización de un diálogo que ya dijimos que se estaba produciendo entre estas cuatro fuerzas y afianza nuestra posición como oposición".

Tanto el PSOE como Podemos han nadado y guardado la ropa al explicar un acuerdo que buscaba estabilidad y se ha quedado en diálogo. Un paso que valoraban el resto de fuerzas de izquierda, a la vez que resaltaban lo que falta. Gregorio Briz (CHA) reconocía que "había cosas que nos hubiera gustado introducir y nos hubiera gustado más que hubiese sido un acuerdo de partidos, que hubiera estado la gobernabilidad más manifiestamente clara" o de "hablar de todas las instituciones en las que nos sentimos concernidos las diferentes fuerzas políticas" como, por ejemplo, el Ayuntamiento de Zaragoza.

Pero no es el acuerdo de ningún partido, sino de todos. Así lo decía Patricia Luquin, de Izquierda Unida, que subrayaba que Aragón consigue no que hace España y que "pone en valor la capacidad de poder llegar a acuerdos, en unos momentos en los que estamos viendo que en Madrid es imposible que se sienten a dialogar; en Aragón estamos demostrando que es posible".