Santi Vila: “Ir más allá de lo que hemos hecho, violentaría la legalidad catalana”

El consejero de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, horas antes de que se reuniera la Junta de Museos para abordar el conflicto de Sijena, manifestaba que la Generalitat "violentaría el ordenamiento legal en Cataluña" si "fuera más allá" de lo que ha ido hasta ahora en relación a los bienes que se encuentran en Lérida y que pertenecen al Real Monasterio de Sijena.

Vila entiende que la Junta de Museos "sencillamente hará su trabajo" y "dictaminará sobre cómo podemos dar cumplimiento a la sentencia", aunque es consciente, asimismo, de que siendo preceptiva su decisión "no es vinculante".

"De todas formas -proseguía- el marco conceptual en el que nos movemos es muy claro: la propia jueza de Huesca y nosotros siempre querremos cumplir con la legalidad, no puede ser de otra manera, tan cierto como que ir más allá de lo que hemos hecho hasta ahora violentaría el ordenamiento legal en Cataluña".

Vila subrayaba que "nadie, bajo ninguna circunstancia, entendería que el conseller de Cultura sea instado por una juez a violentar las leyes, por tanto, estas semanas veremos como evoluciona un tema que es muy complejo y en el que debe haber criterio de prudencia por todas las partes".

Recordaba que, en su opinión, se trata de una crisis y un conflicto "desdichado" que "tiene que ver con la jurisdicción civil y sin ninguna sentencia en firme" y remachaba que una "ejecución provisional de sentencia como la que se presentó en su momento es un acto que tiene un punto de violencia quizá desproporcionado".

Aseverando que la relación con el gobierno de Aragón es cordial, el político catalán aseguraba que intentará que los hechos se resuelvan por la "vía política, no por la jurisdiccional" y que entre ambos ejecutivos pueda haber una "actividad institucional y cultural de complicidad total, nadie entiende lo contrario".

Para Santi Vila, se trata de un conflicto vinculado a un problema civil de compraventa, que "unos decimos que se hizo de buena fe y de forma correcta y otros están convencidos de que no".

Tampoco imagina "un escenario tan violento" como que se envíe a la policía judicial al Museo de Lleida a buscar las piezas de Sijena, cuando "nosotros hemos dado muestras de que en aquello en lo que podíamos ayudar, como serenar el ánimo, ya lo hemos hecho".

El conseller adviertía de que "si se envía la policía judicial se tendrá que gestionar, entre otras cosas, que los objetos que son objeto de litigio no sufran ningún daño, porque si envías a la policía judicial hay consecuencias prácticas, que no son tan fáciles de gestionar".