Fallece María Jesús Buil de “La Carbonería” y el profesor Ángel Ramírez en el accidente de Villanueva

María Jesús Buil

La galerista y el profesor regresaban a Huesca tras unas vacaciones en Portugal. María Jesús Buil y su compañero, el profesor Ángel Ramírez, fallecían este martes 13 de septiembre en un accidente de tráfico a la salida de Zaragoza en la A-23. María Jesús, propietaria de la sala de exposiciones “La Carbonería” dedicaba su labor profesional al apartado expositivo de la UNED. Colaboradora de Radio Huesca cada domingo en el programa A VIVIR HUESCA, fue capaz de explicar el arte y mostrarnos la belleza de una forma cercana y próxima repitiendo la frase de Saura en la que decía que “la belleza es todo lo intenso”.

Nacida en Barbastro, se trasladó a Barcelona, Zaragoza y una vez en Huesca montó un estudio de telar, que se transformó posteriormente en un taller del tapiz junto con María Sarrate, esposa de José Beulas. Precisamente este artista fue quien inauguró la Carbonería, una sala donde nunca falta obra de este pintor además de aragoneses a los que siempre prestaba la sala una especial atención. En su programa siempre insistía en la necesidad de que el arte de los aragoneses fuera reconocido en Aragón y le dolía especialmente el hecho de que, muchos y muchas de ellos, tuvieran que emigrar a otras tierras donde sí eran reconocidos.

Ángel Ramírez, Logroñes de 61 años, fue profesor durante 37 años en varias ciudades como Logroño, Santander, Sabiñanigo y la propia Huesca. Gran experto en enseñanza Ramírez tenia ganado un profundo prestigio entre el colectivo educativo.

LA CARBONERIA

La Carbonería fue la forma en la que María Jesús Buil quiso compartir esa belleza y ese concepto de “educar la mirada”. Inaugurada en el 2004 la galería obtuvo el premio al ‘Mejor espacio expositivo de arte contemporáneo de Aragón” y por ella han pasado grandes pintores con los que mantenía una excelente relación.

Pendiente siempre de sus hijos, sus nietos, su pareja, de sus amigos, María Jesús era una mujer vital, coherente con la vida, muy activa e inasequible al desaliento. Le preocupaba el mundo e intentaba, cada domingo, hacer una narración hilvanada entre el arte y la vida. Aseguraba que era necesario e imprescindible que en las escuelas se enseñaran las humanidades. Apostaba siempre por la sociedad, la filosofía, la música, educar el alma y la mirada y creía firmemente en la gente. La Carbonería con más de cinco años en antena, era uno de los espacios más esperados por los oyentes de A VIVIR HUESCA.

María Jesús Buil. Absolutamente insustituible. Absolutamente imprescindible. Absolutamente necesaria. El eco de su voz y de su mensaje pervive en las ondas. Todos y todas aprendimos con ella que no hay arte difícil, que tenemos que educar nuestra mirada, que sin embargo y a pesar de todo, hay mucha belleza a nuestro alrededor.

Gracias por la lección