El PAR critica la negativa del Gobierno de Aragón a la exención del impuesto medioambiental para Hidro Nitro

Jesús Guerrero, diputado en Cortes de Aragón y concejal de Monzón por el Partido Aragonés, ha manifestado el “rechazo rotundo del PAR frente a la respuesta negativa del Gobierno de Aragón a considerar exenciones o subvenciones específicas para la empresa Hidro Nitro Española en Monzón respecto a los impuestos medioambientales que gravan a la producción y transporte de energía”. “Hay que recordar –ha indicado Guerrero- que se trata de unos impuestos creados el año pasado por el propio gobierno, apoyados por los grupos políticos que lo sostienen, y que perjudican directamente a una empresa de la relevancia económica y social de HINE de Monzón, cuyos empleos se ven en riesgo porque los resultados han descendido bajo el umbral de rentabilidad. No se trata de una multinacional comercializadora eléctrica, capaz de absorber un tributo sin pestañear, sino que es una factoría con características especiales porque utiliza la energía de sus saltos para abastecer la propia fábrica y por ello, además de esa impacto social, merece una consideración diferente, que el gobierno niega”.

El diputado y concejal del PAR ha reclamado “y señalado a PSOE, Podemos e IU que en el ayuntamiento de Monzón se comprometieron ante la empresa en este asunto, con promesas de excepción. Fueron muy claros y deben cumplir. Ellos y sus partidos tienen que saber que esto, las empresas, las fábricas, los trabajadores, son la política real y social, y no tanto el espectáculo de reparto de sillones en las Cortes con el que han perdido el tiempo durante meses”.

Guerrero ha garantizado la determinación del PAR de seguir trabajando sobre esta cuestión. “En su momento, propiciamos encuentros de la empresa con los grupos parlamentarios –ha explicado el diputado del Partido Aragonés- y seguiremos defendiendo un tratamiento especial. Creemos que, más allá los argumentos del gobierno, hay una verdad: es el propio gobierno y, en su caso, mediante enmiendas, los grupos que lo sostienen, quienes han redactado la ley y creado los impuestos. Pueden incorporar condiciones, exenciones a determinadas realidades. Basta con poner voluntad y trabajar, en lugar de hacer como hasta ahora: subir los impuestos a los aragoneses, a las familias, a las empresas, desde la gasolina a las herencias, la compraventa de viviendas, las estaciones de esquí o las factorías que dan empleo a las personas. Aquí vemos sus prioridades y el PAR se va a seguir oponiendo y demostrando que otra política, la verdadera política para Aragón, es factible”.