Adiós a Ángel (o Ánchel) y María Jesús

Chunta Direutiba d’o Consello d’a Fabla Aragonesa

Uesca, a 15 de setiembre de 2016

La noticia había llegado por tandas. Primeramente nos enteramos de que había habido un accidente en la autovía, a la altura de Villanueva de Gállego en dirección a Huesca, en el que habían fallecido dos personas. Con posterioridad, nos llegaron rumores de que María Jesús Buil y Ángel Ramírez, que estaban por Portugal, habían tenido un accidente, no sabíamos dónde. Por último, se confirmó que ambos accidentes eran en realidad el mismo: María Jesús y Ángel eran los fallecidos en Villanueva de Gállego, cuando volvían a Huesca de su viaje a Portugal, en donde habían asistido a una Bienal sobre artes del tejido.

Precisamente, hoy, 15 de septiembre, en que aparecen en la prensa todos los detalles, había convocada una Chunta Direutiba del Consello d’a Fabla Aragonesa, a la que habría de asistir Ángel Ramírez, como miembro de esta en calidad de Vocal de los consellers d’Aduya. La Chunta Direutiba se ha celebrado esta tarde y en ella se han tratado las cuestiones que constaban en el orden del día. Pero, impactados por la terrible noticia, los miembros de la Chunta Direutiba han decidido redactar una nota de despedida y de homenaje á Ángel Ramírez (y a su compañera María Jesús).

Natural de Logroño, donde había nacido hace 62 años, Ángel Ramírez era Licenciado en Ciencias Exactas y profesor de Matemáticas en Enseñanza Media. Con gran vocación, su interés por la docencia le había llevado a realizar nuevas experiencias y a aplicar nuevos métodos, buscando siempre la excelencia y acercar las matemáticas a los alumnos como un conocimiento vivo, moderno, práctico y útil. Y hasta divertido. En su estancia como profesor en el Instituto “San Alberto Magno” de Sabiñánigo dio clases de Matemáticas en Francés, dentro de la opción bilingüe que sigue dicho Instituto. Había asistido a numerosos congresos, jornadas y simposios sobre las matemáticas y su enseñanza. Uno de los últimos había tenido lugar en Túnez. Y nos comentaba muy ufano su experiencia porque allí pudo comunicarse no solo en francés, lengua que dominaba de forma notable, sino también en árabe, lengua que conocía más limitadamente.

En Huesca llevaba ya muchos años y se consideraba totalmente integrado en la sociedad oscense. Era profesor de Matemáticas en el Instituto “Sierra de Guara”, donde intentó que a los alumnos se les quitara el miedo a las matemáticas poniendo en práctica métodos y estrategias distintas a las más tradicionales. Su condición de educador la llevaba muy dentro: para él, los alumnos debían ser primero personas, es decir, seres racionales, pensantes, críticos, sensibles al arte y a la belleza, conscientes del mundo en que vivimos. Después, además, debían dominar (y gozar con) las matemáticas. Su compromiso con la educación le llevó a militar en el sindicato CGT, en la rama de Enseñanza, desde donde ha organizado a los largo de los últimos años las Jornadas sobre innovación educativa, sobre “Repensar la enseñanza”, jornadas a las que han asistido numerosos profesores comprometidos con la mejora y modernización de la enseñanza, aportando visiones críticas sobre la situación social y reflexiones sobre el futuro de la educación, ya en el ámbito general, ya en diversas disciplinas. Su contribución en ese sentido fue fundamental.

Desde que hace unos años entró a formar parte del Consello d’a Fabla Aragonesa, su compromiso con este y con la lengua aragonesa era destacable. Se presentó, y salió elegido, miembro de la Chunta Direutiba en calidad de Vocal de los Consellers d’Aduya. Dentro de la Chunta Direutiba, sus aportaciones y propuestas eran siempre numerosas y novedosas. Entre las que se pusieron en marcha sobresalen las llamadas “Café-tertulias en aragonés” que se han venido celebrando los últimos domingos de cada mes desde hace ya uno cinco o seis años y en donde se han tratato variados y numerosos temas, en ocasiones con invitados especialistas en el tema de tertulia. Recordemos que precisamente una de las últimas fue la que coincidió con la Feria del libro de Huesca, en donde se trató el tema de la reposición generacional entre los escritores y escritoras en aragonés.

Pero además, a partir de las clases de aragonés que recibió de Chusé Inazio Nabarro, su interés por conocer mejor y más a fondo la lengua aragonesa le llevó a profundizar en su estudio y a comenzar su cultivo literario. De ahí que tengamos algunos artículos, ensayos y narraciones en aragonés publicados en los últimos años en la revista Fuellas. Por ejemplo: “¿Ta qué sirben as parolas?” (Fuellas, 192-193, chulio-otubre 2009, p. 14), “Garroniando paisaches por o sudeste” (Fuellas, 200, nobiembre-abiento 2010, pp. 16-18), “Som alló que som” (Fuellas, 195-196, chinero-abril 2010, pp. 10-11), “Cantas ta o camín” (Fuellas, 198-199, chulio-otubre 2010, p. 11), “O Gibraltar portugués” (Fuellas, 219-220, chinero-abril 2014, p. 14), “Pepa Santolaria (galerista) e Chema Durán (pintor), dos aragoneses unibersals” (Fuellas, 225-226, chinero-abril 2015, p. 12), “Tierras d’o Ebro” (Fuellas, 230, nobiembre-abiento 2015, pp. 26-29). Muy destacables son sus trabajos, en los que, como en este último, el paisaje le da pie no solamente para describir el terrotorio, sino tamién para reflexionar sobre la gente y la sociedad y para replantear el futuro.

Pero también se atrevió con la poesía en aragonés, y así en el XI Premio “Billa de Sietemo” (correspondiente a 2011) obtuvo el premio de poesía con su colección de poemas “Rolde d’asperas”, que se publica en el libro O manantial de Sietemo XI (2011) y XII (2013) (Uesca, Publicazions d’o Consello d’a Fabla Aragonesa, 2015, pp. 7-19). Presentando este libro estuvo en la última Feria del Libro Aragonés de Monzón, en diciembre pasado, y en la Feria del Libro de Huesca, a principios del mes de junio. Y nos consta que afilaba sus herramientos con la intención de participar en otros certámenes literarios en aragonés, intentando siempre mejorar su conocimiento del aragonés y su expresión literaria.

Estaba inscrito en la VII Trobada d’estudios e rechiras sobre a luenga aragonesa e a suya literatura (que está previsto que se celebre los días 20-22 de este octubre próximo, organizada por el Instituto de Estudios Altoaragoneses), donde pensaba presentar una comunicación titulada “O inte en que i semos”, y que ya no será posible.

Y de su compañera, María Jesús Buil, qué decir que no sea conocido de todos: comprometida con el mundo del arte, en todos los sentidos, regentaba en la Plaza de San Pedro de Huesca la sala de arte “La Carbonería”, dando un toque de modernidad y creatividad a esta parte del Casco Viejo. Era responsable, además, de las salas de exposiciones de la UNED de Barbastro y de la UNED de Calatayud. Era, igualmente, miembro del Patronato de la Fundación Beulas.

Ambos participaban asiduamente en el munto cultural y artístico de Huesca. Comprometidos con las matemáticas, con la educación, con la lengua aragonesa, con el arte, sí, pero sobre todo con la sociedad, con las personas, dejarán un hueco difícil de llenar en mucho tiempo. Vaya con nuestro recuerdo emocionado nuestro homenaje y reconocimiento por vuestro testimonio. Vaya también desde aquí nuestra sincera condolencia para todos los familiares y, en especial, para los hijos, que hasta las geografías lejanas en donde residen les habrá llegado la trágica noticia.