Monzón tiene ganas de fiestas como quedó reflejado en A Vivir Huesca

a vivir monzón

El día 20 de septiembre comienzan en Monzón las fiestas de San Mateo. Por este motivo, el estudio móvil de A Vivir Huesca se instalaba este domingo en el conocido como parque de la “Churrería” para llevar a los oyentes de Huesca, Barbastro, Jaca, Graus-Benasque, Aínsa, Sabiñanigo, Sariñena y Monzón las horas previas al arranque oficial, en un programa conducido por Cristina Pérez. Donde quedó patente que la ciudad está preparada para iniciarlas.

Durante el programa conocíamos las impresiones de la escritora Luz Gabás, que el viernes leía su pregón en el marco de la presentación de la Zagalas, Zagaletas y Zagaletes y en el que volvió a recordar períodos de su juventud en Monzón y durante San Mateo. Así recordó los cambios habidos en la localidad y que estas fiestas iba a tener mucha faena para llegar a todo, incluido, Burning.

El alcalde de Monzón, Álvaro Burrell, que también participó en el pregón dirigiéndose a sus conciudadanos, explicó que intentó transmitir que además de decir viva San Mateo quería mandar un mensaje a los jóvenes. Burrell reiteró que en esta época hay que mucho con poco y que la prioridad es el casco antiguo con actuaciones en locales, compra de viviendas o el embellcimiento de rincones como Casa Carraquer.

No faltó el concejal de Festejos, Gonzalo Palacín, que vivirá sus primeras fiestas cien por cien organizadas por él. Habló de la transición habida en el Patronato y de las novedades que ha introducido en el programa, con más de 120 actos y un presupuesto de 175.000€ menor que el año anterior. E incidió en que hay algo para todos los visitantes.

Un componente indispensable en cualquier fiesta son las peñas, agrupadas en Monzón en torno a “Monzón que demasiao”. Ramón Escartín de Los Que No querían, con 30 años a sus espaldas en estas lides, nos habló de su funcionamiento y cómo los viejos rockeros han tenido que dejar paso a los Dj’s. Eso sí, ambos conviven en dos carpas diferenciadas en los bailes de madrugada. Le acompañaron Sergio Monter de la Peña Zos, Dani Meler de Gallinero 17, Salvador Figueres de la Trifulca.

Los representantes de chamizos y peñas explicaban la diferencia entre ambos y hablaban que Monzón es una ciudad hospitalaria.

Peñas a las que se van sumando “chamizos” que son más pequeños, pero que están siendo muy importantes a la hora de recuperar su actividad, con la subida al mallo o el concurso de comedores de hamburguesas.

Eran unas pinceladas de las fiestas de Monzón en honor a San Mateo y que un año más Radio Monzón SER, que ha cumplido 25 años, salió a la calle para contarlas.