El juicio por la destrucción de la cueva de Chaves lleva al banquillo a Victorino Alonso tras siete años de instrucción

cueva Chaves

Desde este miércoles tiene lugar en el Juzgado de lo Penal Número Uno el juicio que tiene que determinar si Victorino Alonso fue el responsable de la destrucción de la Cueva de Chaves, uno de los dos yacimientos neolíticos más importantes de la Península Ibérica. La acusación particular que ejerce Ecologistas en Acción y Apudepa piden hasta seis años de cárcel para el empresario leonés, petición que se rebaja hasta los dos años y ocho meses en el caso de la Fiscalía. Por su parte, el Gobierno de Aragón solicita el pago de una indemnización cercana a los 51 millones de euros, cifra en la que se tasó lo destruido.

En el juicio serán determinantes los testimonios de uno de los vecinos de Santa Cilia de Panzano, también el del palista que ejecuto las órdenes que, presuntamente le daba el propio Victorino Alonso y, sobre todo, el del gerente del Coto de Bastarás, en el que se ubica la Cueva de Chaves.

Éste último testigo varió a petición propia su declaración, señalando a Alonso como la persona que ordenó el movimiento de tierras que terminó con Chaves como yacimiento arqueológico.

SIETE AÑOS DE INSTRUCCIÓN

El hecho que se juzga a partir de este miércoles se da a conocer a comienzos del 2009. Tras la visita de Vicente Baldellou —director de las excavaciones arqueológicas que se venían desarrollando durante más de 30 años en el interior de la cueva— se hizo público que había sido arrasado todo el nivel neolítico (y parte del paleolítico) por maquinaria pesada. La Cueva de Chaves era, junto a la Cova de l'Or de Alicante, el más importante yacimiento neolítico de la península Ibérica. Teniendo en cuenta que aún faltaba por estudiar más del 90% de su espacio, el daño causado es incalculable y supone un atentado contra el patrimonio histórico de primer orden, según denuncia Ecologistas en Acción.

El yacimiento se encontraba en una finca cinegética vallada en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Desde el primer momento, asociaciones como Ecologistas en Acción apuntaban a Victorino Alonso, al que se le relaciona con la compra de dicha finca, como principal responsable de la destrucción. Durante el mismo periodo en el que se llevó a cabo la demolición de la cueva se habían registrado grandes obras sin autorización con maquinaria proveniente de la construcción del aeropuerto Huesca-Pirineos, en la que habían participado empresas del grupo de Victorino Alonso en la UTE constructora. Estas obras causaron daños importantes a los valores del espacio protegido de la Sierra y Cañones de Guara y fueron denunciadas sistemáticamente por Ecologistas en Acción, sin que las administraciones competentes llegaran a intervenir.

La organización ecologista trabaja para que los daños causados en el Parque Natural se incluyan en la causa judicial junto a los cometidos contra el patrimonio cultural.

Tras las diligencias previas que se han ido realizando a lo largo de estos años gracias al trabajo de las acusaciones particulares de APUDEPA (Acción Púbica para la Defensa del Patrimonio Aragonés) y Ecologistas en Acción, se ha conseguido la imputación del empresario Victorino Alonso, conocido también por otros procesos judiciales por destrucción del patrimonio público y medioambiental en diferentes puntos del Estado. El equipo jurídico de Ecologistas en Acción ha venido solicitando durante las diligencias judiciales por la destrucción de la cueva de Chaves una indemnización de 50,9 millones de euros y dos condenas de tres años de prisión cada una.

Coincidiendo con el inicio del proceso oral, se ha convocado una concentración a las puertas de los juzgados de Huesca este miércoles a partir de las 09.00 horas. Ecologistas en Acción hace un llamamiento a la participación en la concentración y al seguimiento del juicio que tendrá lugar a lo largo de la semana para que la Cueva de Chaves no quede sepultada en el olvido.