El santuario de Salas y su papel en la contienda civil

avión de caza Heinkel

El historiador Carlos Garcés imparte este jueves a las 19,30 horas en Villahermosa la conferencia “El santuario de Salas, símbolo de la Guerra Civil. De George Orwell a la Legión Gallega”. La charla se enmarca dentro del proyecto de investigación y difusión que se está llevando a cabo sobre este santuario y su importancia histórica. La próxima charla tendrá lugar el jueves 29 a cargo de la Escuela de Restauración y los trabajos que están llevando a cabo en Salas

Este primer encuentro abordará el papel que la ermita desempeñó durante la Guerra Civil y se dividirá en dos partes y en el segundo se hablará de la restauración de una parte de la misma. La ermita, como señala el prior de la Cofradía Mariano Claver, está tomando un gran impulso en los últimos años

En este primer encuentro, el historiador tratará del papel que Salas desempeñó durante la Guerra Civil, el alzamiento militar del 19 de julio de 1936, la formalización del cerco republicano de la ciudad durante los meses de agosto y septiembre, la terrible represión que se abatió sobre los partidarios oscenses de la República, los daños, humanos y materiales, que los bombardeos republicanos causaron en Huesca, las grandes ofensivas republicanas entre marzo y julio de 1937 y el levantamiento final del cerco por los nacionales en marzo de 1938.

La segunda parte estará dedicada al importante protagonismo de Salas en la Guerra Civil, tanto desde el lado republicano como del sublevado. Durante el cerco de Huesca, el frente republicano se encontraba próximo a la ermita, que se convirtió por ello en una fuerte posición defensiva. Del papel jugado por Salas es buen testimonio su cabecera, acribillada todavía hoy por munición republicana.

Entre los voluntarios de distintas partes del mundo que combatieron en el frente de Huesca, el más célebre fue posiblemente el escritor británico George Orwell, autor de obras tan conocidas como 1984 y Rebelión en la granja. Orwell describe vívidamente un ataque republicano en el que participó en el frente de Salas. Y quienes han estudiado su presencia en Huesca piensan incluso que el francotirador que le hirió en el cuello pudo estar apostado en la torre campanario de Salas.

En el bando nacional, el episodio principal relacionado con Salas lo protagonizó la Legión Gallega, una unidad formada por falangistas gallegos que participó en la defensa de Huesca durante los primeros meses de la guerra. Y en ese tiempo su puesto de mando estuvo en la ermita.

Cuando se quiso trasladar a Huesca la imagen de la Virgen de Salas, para que la escultura no sufriera daños, el comandante de la Legión Gallega, Barja de Quiroga, respondió: “Hagan lo que quieran. Pueden llevarse a la Virgen. Pero a continuación nos vamos nosotros”. La talla, por supuesto, continuó en primera línea. En 1965 algunos supervivientes de la Legión Gallega visitaron Huesca y trajeron una imagen de la Virgen Peregrina de Pontevedra, que sigue estando en el santuario de Salas.

EL MAUSOLEO DE SAN GALINDO, UN TESORO POR DESCUBRIR

Otra de las charlas que se llevarán a cabo en Villahermosa será el jueves 29 donde la Escuela Superior de Conservación y Restauración hablará del trabajo que se ha hecho en el conjunto mural del mausoleo de san Galindo, en Salas. Es una obra en la que han participado estudiantes de varias promociones, de una calidad excepcional. Se sigue con el plan de mantenimiento, la restauración de la inscripción epigráfica del exterior y el acondicionamiento del interior.