Antonio Garamendi: "La clase política en España está cometiendo una irresponsabilidad enorme"

Antonio Garamendi Carlos Bistuer

Así de tajante se mostraba, en su visita a Huesca, Antonio Garamendi, el presidente de CEPYME, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa. La inestabilidad del país y la indefinición política ya están afectando a una economía que empezaba a remontar tras años de crisis, con cifras espectaculares de creación de empleo. Sin embargo, la falta de un gobierno hace que los empresarios no pidan créditos, que no se invierta, que haya un retroceso en el consumo y que las previsiones de crecimiento disminuyan un punto porcentual. Garamendi, invitado por CEOS-CEPYME Huesca, participaba en un encuentro empresarial para hablar de economía y política.

El responsable nacional de la pequeña y mediana empresa reclama estabilidad y responsabilidad a los políticos, para saber cómo deben actuar los empresarios.

Los créditos de 1 millón de euros a las empresas se han reducido un 45% este año, porque los empresarios no los están pidiendo ya que es difícil invertir si no se sabe cuáles son las reglas. También se ha detectado un pequeño retroceso en el consumo.

En el último trimestre, la economía va a empezar a cojear y los economistas ya dicen que el próximo año el crecimiento en lugar del 3,3% de este año, será del 2,3%, lo que significa que todo se va a resentir, entre otras cosas los empleos. A mediados de octubre puede haber una multa del 0,5% del PIB de Bruselas si no se estabilizan los presupuestos; puede haber más de 2.000 millones de euros de Fondos Estructurales, que no llegarían a España; el Gobierno no puede destinar más de 28.000 millones de euros a las Comunidades Autónomas, porque al estar en funciones no puede hacerlo, y las Comunidades dicen que van a dejar de pagar, lo que es morosidad, uno de los grandes males para las pequeñas y medianas empresas. Al prorrogar impuestos sigue recortándose el I+D+i, con lo que nos quedariamos en unos niveles complicados. A ello también se suma la caja de las pensiones que se está agotando, algo serio y grave.

Sin estabilidad política, decía Garamendi, las pequeñas y medianas empresas no pueden crecer, y ellas suponen el 99% del tejido empresarial, generan el 75% del empleo y son el 65% del PIB.

Los responsables empresariales dicen que para logar un mayor desarrollo, las empresas deben crecer. Pero para ello hace falta mejorar muchos aspectos. La legislación, que varía dependiendo de cada comunidad autónoma, las cotizaciones sociales, muy superiores a las europeas, la energía, la morosidad pública y privada que ahoga a las empresas, la formación, porque la que se está haciendo en la actualidad es un error, el necesario I+D+i, o los impuestos, que gravan especialmente a las pymes. Además, para la internacionalización de sus productos, la pequeña empresa necesita de la ayuda de las instituciones.

Antonio Garamendi resaltaba como algo importante, que ha ayudado a que las empresas funcionen, es el buen hacer y la buena relación de los agentes sociales, empresarios y sindicatos, que han logrado desde hace años la paz social.