Todos a una por el ferrocarril

La apertura a medio plazo de la línea ferroviaria Valencia-Zaragoza-Pau y la inversión económica por parte de los gobiernos de España y Francia. Son las peticiones que alcaldes y responsables regionales de ambos países han recogido en "La Carta de las Ciudades por el Ferrocarril" que acaban de rubricar. En este acto institucional ha puesto fin a una jornada en la que han participado también empresas del ámbito de la logística, el comercio y el transporte.

"Somos la generación que reabrirá el Canfranc". Con estas palabras optimistas cerraba José Luis Soro, consejero de Vertebración del Territorio, un acto institucional que reivindicaba la modernización y puesta en marcha de esta linea. Políticos, empresarios y entidades por la reapertura coincidía en que es un proyecto "viable, sensato y necesario". Joan Ribó, alcalde de Valencia, señalaba que "lo vemos como tren del progreso, una apuesta para que nuestras ciudades y territorio podamos avanzar en la Europa del siglo XXI".

Es, coinciden españoles y franceses, la mejor alternativa para el paso de los Pirineos y fundamental para el desarrollo de las ciudades asentadas en este eje. Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza, remarca que la capital aragonesa "está pensando no solo en exportar sus productos hacia el exterior sino también cómo incorporar sinergias de otras ciudades, como Valencia", así como "contando también con la importancia que tiene para Teruel que ese corredor se abra hacia aquí". O el hermanamiento con pueblos del otro lado de los Pirineos, como Pau, Toulouse o Burdeos, "que para nosotros es clave".

Permitirá también reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Eso sí, es necesario implicar a los gobierno estatales, Francia y España y también a la Unión Europea en la financiación. Aragón y Aquitania acudirán en octubre a la Comisión Europea para exponer el proyecto y solicitar financiación.