Malestar entre los constructores por las ventas inmobiliarias de entidades bancarias en la provincia

La Asociación Provincial de Promotores-Constructores de Edificios de Huesca ha expresado públicamente su malestar antes las ventas que están realizando algunas entidades financieras y que suponen, dicen, una competencia desleal en unos momentos tan difíciles para el sector, y cuando la mayoría de los promotores de la provincia dispone de stock de inmuebles. Desde esta organización empresarial se considera una práctica poco ética, que una entidad financiera venda productos inmobiliarios, perjudicando seriamente a las empresas promotoras de Huesca y provincia legalmente establecidas y con los permisos pertinentes para ello.

La Asociación entiende que esta manera de actuar representa una forma de intrusismo para sus empresas que actualmente pasan por momentos difíciles, dada la crisis económica tan severa por la que están atravesando y subraya que estas entidades financieras aprovechan las dificultades en la financiación de la compra de vivienda para atraer a los compradores y ofrecerles viviendas propias.

Además, la Asociación lamenta que bancos y cajas practiquen esta competencia desleal bajando los precios de pisos y dando las mejores condiciones de financiación solo para sus inmuebles e incluso realizando contraofertas a los clientes que acuden para solicitar la hipoteca para la compra de un piso, que ya tenían apalabrado previamente con otras empresas inmobiliarias.

Añaden que esa actitud de las entidades financieras se considera todavía menos legítima, si se tiene en cuenta que la gran mayoría de bancos y cajas de ahorro han recibido ayudas de la administración del Estado, con cargo a los presupuestos generales, y según se ha conocido recientemente, o se han retrasado en su devolución o es prácticamente imposible que reintegren los importes recibidos.

Desde la patronal del sector promotor-constructor de la provincia de Huesca se denuncia que el sector está, literalmente, marginado ante las entidades financieras, que sistemáticamente niegan el crédito a cualquier empresa vinculada a la construcción o a la promoción de viviendas.

En este sentido, y desde la Asociación se considera que precisamente y en clara contraprestación a las ayudas recibidas por bancos y cajas, éstas deberían facilitar apoyo financiero a la actividad constructora promotora. Lejos de actuar de esa forma, se convierten en agentes inmobiliarios para la venta de los inmuebles que tienen en sus activos, a consecuencia de las ejecuciones hipotecarias, y niegan el crédito a particulares para la compra de los que las empresas del sector tienen a la venta.

Comentarios