De nuevo se vertió agua de los embalses, que ahora sería necesaria

Riegos del Alto Aragón cerrará su campaña de riego el próximo 10 de octubre, y lo hace con preocupación por la situación de los embalses, que han quedado prácticamente vacíos tras este año atípico. Después de haber tenido que soltar agua sobrante, ahora los regantes se quedan a expensas de la climatología de los próximos meses y reclamando las obras de regulación.

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, recuerda que, a principios de campaña, estuvieron a punto de tener que empezar a regar con cupos. Sin embargo, en febrero comenzó a llover, y así continuó en marzo, abril y hasta mitad de mayo, por lo que prácticamente no tuvieron consumos, y se llenaron los embalses, con lo que hubo de verter unos 700 hm3.

Teniendo todo lleno a mitad de junio, pensaban que iban a haber sobrante de agua. Pero la sequía y las altas temperaturas, hasta mediados de septiembre, provocaron que vaya a quedar todo prácticamente vacío, y la situación puede llegar a ser tan grave como en 2005.

César Trillo critica la política que ha seguido este año la Confederación Hidrográfica del Ebro de suelta de agua a los ríos, durante este mes de septiembre.

El presidente de Riegos del Alto Aragón recuerda que, afortunadamente, este año hubo nieve tardana, que se comportó de forma diferente a lo habitual, como si fuera de otoño, con un deshielo lento, prolongado y muy bueno. De nuevo, los regantes se quedan al albur de la climatología y recordando que las obras de regulación siguen sin hacerse, por lo que se continúa vertiendo a los ríos un agua que sería imprescindible para asegurar futuras campañas de riego.

Comentarios