CCOO Aragón reclama la total integración del colectivo inmigrante en la sociedad

En Aragón residen 132.176 personas extranjeras, lo que supone un 10,10% del total. Desde el inicio de la crisis, muchos inmigrantes han salido de la comunidad autonómica a otras partes de España o han retornado a su país de origen por la falta de oportunidades laborales. Son datos recabados por el sindicato CCOO. Su Secretaria de Intervención Social, Eva Murillo recuerda que se han perdido en Aragón 23.000 personas en estos últimos años. Los inmigrantes son una fuente de riqueza económica, cultural y frena el envejecimiento de la población.

Murillo también indicaba que tenemos una asignatura pendiente para conseguir su total integración en la sociedad y conseguir erradicar los mensajes xenófobos que los culpabilizan de la crisis.

El grupo de inmigrantes que viven en Aragón más representativo es el situado entre los 30 y 44 años (38,94%) y entre los 15 y los 64 años supone el 81,53% del total. En cuanto a la población activa, el 14,48% del total son de origen extranjero, es decir 93.600 personas. Con estas cifras, se observa una disminución del 3,41% de activos respecto al año 2014. Hay una diferencia en cuanto a los hombres y las mujeres extranjeras, en el primer caso disminuyen los activos en un 6,97% y en las mujeres aumentan un 0,43%.

En el año 2015 la población ocupada de origen extranjero, ascendía a 62.800 personas, lo que supone un 11,60% del total y un aumento del 5,90% respecto al 2014. Aumentaron en un 4,76% en las mujeres y un 6,88% en los hombres.

Por otro lado, según los datos de la Agencia Tributaria, un trabajador extranjero en Aragón cobra 11.268 euros menos que uno de origen español, aseguraba Sonia Bergasa, técnico del gabinete económico de CCOO Aragón.

Según la procedencia, destacan dos nacionalidades: la rumana con un 39,43% de contratos y la marroquí con 11,32%. En cuanto a los sectores de ocupación los más destacados son: agricultura, hostelería y comercio y actividades del hogar. Desde CCOO recuerdan que su contratación se centra en sectores de alta inestabilidad, temporalidad y menor cualificación, con mayor rotación laboral. Esto da lugar a una menor protección social y probabilidad de exclusión social.

En cuanto a la población parada registrada en el INAEM, 20.250 personas inmigrantes no tienen trabajo. Entre el 2014 y el 2015, el paro se redujo en un 10,44% en este colectivo.

CCOO exige unas políticas migratorias comunes en la Unión Europea, desde una perspectiva de derechos humanos, equidad e inclusión. El sindicato reclama a los Gobiernos central y autonómico que contemple la perspectiva intercultural de forma transversal, medidas dentro de las políticas activas de empleo que faciliten la formación y cualificación de las personas extranjeras. La recuperación de la sanidad universal, y el acceso a la vivienda, entendiéndolo como un elemento básico en la integración de la población inmigrante.

Comentarios