Aragón mantiene un destacado ritmo de avance durante el segundo trimestre de 2016

Se ha publicado el Boletín Trimestral de Coyuntura número 54, que incluye el análisis de la evolución de la economía internacional, española y, especialmente, aragonesa en el segundo trimestre de 2016. La economía aragonesa, al igual que la española, mantuvo constante su crecimiento en términos trimestrales (0,6%) durante el segundo trimestre de 2016, aunque en términos interanuales presentó un menor ritmo de avance (2,7%). Este comportamiento de la actividad en la economía aragonesa habría venido motivado por una moderación de la aportación al crecimiento de la demanda interna, ya que el la contribución del sector exterior al crecimiento del PIB en Aragón fue positiva, lo que no sucedía desde el segundo trimestre de 2013.

Para el tercer trimestre de 2016, se espera que la senda de crecimiento de la economía aragonesa evolucione en términos similares a los actuales. Así, por un lado, algunos de los indicadores parciales disponibles hasta el momento mejoran su evolución respecto al segundo trimestre de 2016, como ocurre en el mercado de trabajo y en el sector servicios. Además, otros indicadores presentan una evolución menos negativa, como es el caso del índice de producción industrial.

Por su parte, en la economía mundial, a lo largo de ese segundo trimestre del año, se observaba una ralentización del comercio internacional que venía acompañada de una tendencia generalizada a la pérdida de impulso entre las economías desarrolladas, salvo algunas excepciones como la española. Entre las emergentes predominaba la continuidad, particularmente en las asiáticas, donde la sensación general era de cierta resistencia en el ciclo expansivo.

En este contexto, la economía española mantuvo constante su ritmo de avance en términos trimestrales (0,8%) durante el segundo trimestre de 2016. Sin embargo, el PIB desaceleró su crecimiento en términos anuales hasta el 3,2%. Por otro lado, el mercado laboral siguió mostrando una importante capacidad de creación de empleo. En cuanto a los precios, continuaron en terreno negativo debido principalmente a un efecto base del componente energético.

La habitual Instantánea Sectorial que acompaña al Boletín realiza en este número un análisis de la “Estructura salarial en Aragón durante la Gran recesión”.

Comentarios