El tripartito propone unas tasas "congeladas" y "progresivas" pensando en los más desfavorecidos

autobús bus autobus Alosa Huesca urbano

El equipo de gobierno ha presentado su proyecto para las ordenanzas fiscales de 2017. Hay modificaciones en 13 de ellas. Destacan desde el tripartito la congelación, apenas hay subidas ni bajadas bruscas; y seguir aplicando la progresividad, pensando en los colectivos más desfavorecidos. El 10 de octubre el resto de partidos presentarán sus propuestas, el 14 se analizarán en comisión, y el 19 se aprobarán las definitivas en Pleno municipal ordinario.

José María Romance, concejal del Ayuntamiento de Huesca, apuntaba que desde 2011 se viene aplicando esa congelación a las tasas. Hay excepciones, como el coste de cremación, que sube de 380 a 430 euros. Aun así recuerda que siguen sin cubrir costes, y que en otras localidades, como Monzón, cuesta 700. Por otro lado se distinguirá en las tasas de basuras y residuos a las industrias, de otros negocios, en los Polígonos, no metiendo a todos en la misma tarifa como hasta ahora. En la zona azul, se propone que los coches completamente eléctricos no paguen en toda la ciudad por estacionar. La ordenanza de veladores se hace ahora por metros cuadrados de la terraza, y no por número de mesas. Se ha hecho un análisis para que no les aumente ni disminuya mucho el pago a los propietarios. Si hacen los trámites a través de la Asociación de Hostelería y Turismo tendrán una reducción del 15%.

El otro criterio que destacaban desde el equipo de gobierno es la progresividad. Tener en cuenta a los colectivos más desfavorecidos. En el transporte público, los discapacitados con un 33% o más de minusvalía, y movilidad reducida, las dos afecciones juntas, tendrán abono anual gratis, como los mayores de 65 años, o menores de 7. Además sacan bonos de 20 viajes, a 10 euros para pensionistas menores de 65 y jóvenes de 7 a 25 años; y para desempleados 8,5 euros. Éstos últimos ya tenían reducciones en basuras, agua, o instalaciones deportivas, entre otras.

Las previsiones recaudatorias son similares al año pasado. La morosidad no se ha incrementado especialmente en los últimos años, después del aumento que hubo a partir de 2008 con la crisis. No van a poder hacer la actualización de la 2ª fase del valor catastral, para el IBI, porque el gobierno sigue en funciones, y no hay presupuestos. Eso podrían ser 450.000 euros menos de recaudación.

Comentarios