Temor a que el aumento de pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades afecte a la estructura empresarial altoaragonesa

CEOE considera desproporcionada y excesiva la decisión, adoptada en la última reunión del Consejo de Ministros, de establecer un tipo mínimo del 23% en los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades de las empresas que facturan más de 10 millones de euros, con el objetivo de incrementar la recaudación en unos 8.000 millones de euros al año. Para los empresarios, asegurar el cumplimiento de los objetivos de déficit es una prioridad, pero ese cumplimiento no debe conseguirse solo aumentando los ingresos tributarios, sino reduciendo el gasto, sobre todo el gasto no productivo. Las empresas tendrán que ingresar entre el 20 de octubre y el 20 de diciembre una cantidad que podría suponer unos 24.000 millones de euros. CEOS-CEPYME Huesca comparte el contenido de la queja de la Confederación Empresarial española, pero hacen constar el especial daño que tal medida produce a la provincia de Huesca, en particular.

En su opinión, afecta a las escasas medianas empresas de Huesca (apenas existen las grandes) y ataca directamente a su capacidad financiera para invertir y consiguientemente, para crecer y crear empleo.

Los empresarios altoaragoneses consideran que, en un tiempo de superación de fases de intensa dificultad, es totalmente contraproducente descargar las consecuencias de una mala planificación pública sobre las finanzas de quienes ponen todo su esfuerzo en el desarrollo económico de nuestro territorio.

Añaden que enviar mensajes tan directos de desánimo a la inversión es jugar con el futuro de nuestra comunidad. Para CEOS-CEPYME Huesca, la clase política debería tener en cuenta que si el cortoplacismo puede tener alguna justificación, ésta será difícilmente económica o social.

Así pues, lamentan profundamente la implantación de una medida que no solo no contribuye sino que dificulta enormemente el objetivo de nuestra Confederación: el desarrollo social y económico de Huesca.

Comentarios