Celebración del Día de los Ángeles Custodios

Gustavo Alcalde, Delegado del Gobierno en Aragón

Es un honor para mí, como Delegado del Gobierno de España en Aragón tener la oportunidad de participar, un año más, en esta festividad de nuestros patronos, los Ángeles Custodios.

Hoy cambiamos de escenario para reunirnos en esta magnífica plaza del Pilar, en el corazón de la ciudad, en el corazón de Aragón. Muchas felicidades, en vuestro día, a los más de 1.600 policías en Aragón, que aquí representáis, y por la decisión de celebrar este acto de la Policía Nacional en tan emblemático lugar. Este es el marco perfecto, adecuado para vuestros méritos, igual que lo fue en el pasado mes de febrero donde recibisteis con todos los honores la bandera de España.

Ayer se cumplían 3 años desde que en esta insigne plaza se perpetrara aquel vil atentado terrorista en el interior de la Basílica. Ese día se afrentó nuestro más profundo sentimiento como aragoneses y como españoles. En un tiempo record y una ardua investigación con cientos de horas de visionado de decenas de cámaras en toda la ciudad, conseguisteis detener a los autores y el pasado mes de marzo fueron condenados por los tribunales. Gracias, repito, por vuestro magnífico trabajo y para que ese ultraje no quede impune.

Me alegra estar junto a vosotros en este día tan señalado después de un año no exento de dificultades. Desde aquí quiero, en primer lugar, mostrar mi respeto y admiración por la labor que desempeñáis todos los policías aquí y en el resto de España. Y en especial, quiero felicitar al Jefe Superior de Policía, José Villar del Saz, como cabeza visible en nuestra Comunidad, por el excelente trabajo que viene desarrollando aquí desde hace ya casi 5 años, tras décadas de brillante trayectoria profesional que tuvo su recompensa el pasado jueves en Ávila, en el solemne acto nacional de la Policía en el que tuve el honor de prender en su pecho la prestigiosa condecoración de la Orden al Mérito Policial con distintivo rojo.

Gracias Pepe por tus magníficos servicios a Aragón y España incluso en los momentos más difíciles de tu vida.

En segundo lugar quiero dirigirme a los galardonados que hoy recibís el reconocimiento al trabajo bien hecho. En algunos casos se trata de un reconocimiento a una larga carrera al servicio de la Policía, de los ciudadanos y de nuestro país. En otros, este homenaje viene dado por un acto destacable. También lo recibís personas que, sin pertenecer a la Policía Nacional, demostráis día a día el cariño y afecto por los que visten este uniforme. Todos tenéis en común el servicio abnegado, desde vuestras respectivas responsabilidades, a la sociedad española. Por todo ello, mi más sincera felicitación.

Estas condecoraciones sirven como motivación y ejemplo para el trabajo desplegado por todos y cada uno de los agentes de la Jefatura Superior. Deben servir de impulso a vuestro esfuerzo en el día a día. Ese esfuerzo tiene su recompensa por dos razones: porque los españoles son conocedores de vuestro gran trabajo dentro y fuera de nuestras fronteras y porque conseguís que nuestras ciudades sean cada día un lugar más seguro en el que vivir. Sólo en la ciudad de Zaragoza, los vehículos de la Policía Nacional recorren 1 millón de kilómetros al año para nuestra protección.

Los españoles os tienen en alta estima porque sois, junto al Cuerpo hermano de la Guardia Civil y demás Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los defensores de nuestros derechos y libertades, pilares básicos de nuestra sociedad, de nuestra democracia. Año tras año los sondeos de opinión os sitúan en los dos primeros lugares dentro de las valoraciones que hacen los ciudadanos de las instituciones públicas.

Esta buena apreciación que la sociedad tiene de la Policía Nacional está sustentada, como decía, en la defensa de nuestros valores democráticos, pero también en la sensación de seguridad que se vive en nuestro país.

España es hoy uno de los países más seguros del mundo. Según el Eurobarómetro, nuestro país es dos veces más seguro que la media del resto de los países de la Unión Europea sabiendo que, ya de por sí, el continente europeo es una de las grandes zonas más seguras del planeta. Hace apenas 4 años, un 6% de los españoles consideraba la seguridad como un problema. Esa cifra se sitúa actualmente solo en el 2%. Nuestros balances de criminalidad demuestran sobre el papel el enorme esfuerzo y la profesionalidad de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con descensos en el número de infracciones año tras año. Y aunque el riesgo cero no existe, dichas Fuerzas y Cuerpos, en general, y la Policía Nacional, en particular, habéis demostrado estar a la vanguardia mundial con multitud de detenciones en la lucha contra el terrorismo internacional. España ya ha sufrido la lacra del terrorismo, pero esa adversidad nos ha convertido en un país con las policías más maduras y mejor formadas en la lucha antiterrorista.

Por eso quiero resaltar que el Cuerpo Nacional de Policía ha desarrollado en nuestro territorio numerosas operaciones que han finalizado con la detención de diferentes personas dispuestas a atentar contra nosotros. Desde 2015, año en que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista, Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 147 yihadistas en 66 operaciones.

Sin embargo, la labor policial no se limita a la lucha antiterrorista. Desde Aragón sois pioneros en toda España en judicializar los casos de secuestros virtuales y la identificación de sus autores al otro lado del Atlántico.

Día a día finalizáis con éxito investigaciones que quizá no saltan a las páginas de los periódicos, pero hacen que los ciudadanos se sientan protegidos, defendidos y asegurados.

En todos esos casos la colaboración es un denominador común, ya sea con la ciudadanía o con otros Cuerpos de Seguridad. Durante este 2016 hemos sido testigos de importantes operaciones, algunas internacionales, como la que acabó con la detención en Zaragoza, el pasado mes de junio, del autor de un asesinato ocurrido en Alemania hace 23 años. En esta ocasión se colaboró con la Policía alemana de Mannheim.

También conocimos un caso de tráfico de estupefacientes a escala nacional resuelto en febrero y que es un modelo de coordinación entre diferentes Jefaturas; en este caso las de Madrid, Andalucía y Cataluña con Aragón.

O la lucha contra el blanqueo y el fraude en subvenciones que ha protagonizado también vuestro trabajo a lo largo de este año. No quiero olvidar vuestro empeño en la decidida lucha contra la corrupción ni vuestra tenacidad en la persecución de auténticos depredadores sexuales, con casos bien recientes. O los más de 30 artefactos de la guerra civil que habéis tenido que explosionar en lo que va de año arriesgando vuestra integridad para salvar la nuestra.

Son muchos los casos. He nombrado algunos a modo de ejemplo para demostrar el grado de eficacia y profesionalidad de la Policía Nacional en Aragón.

Quiero hacer mención especial a uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos como sociedad: la violencia de género. Este año ha sido especialmente duro. Las muertes de Soraya, Rosario y Alexandra permanecen imborrables en nuestro recuerdo. Solo con la colaboración de todos podremos acabar con esta sinrazón.

Desde aquí, quiero destacar también el trabajo que realiza la Policía Nacional día a día, luchando contra este tipo de violencia incomprensible. Y, por supuesto, quiero ofrecer, una vez más, el mayor respaldo posible a las mujeres que son víctimas de la violencia de género. Debo decirles que hay salida, que confíen en nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en todas las instituciones involucradas para erradicar esta lacra social.

Hoy celebramos el día de nuestros patronos los Ángeles Custodios. Son el fiel reflejo del servicio que hacéis a España. Vosotros sois custodios, protectores de nuestra seguridad. Es un enorme orgullo ser delegado del Gobierno en Aragón con policías como vosotros. Por eso, entiendo que sintáis ese mismo orgullo como policías y defensores de nuestras libertades.

Un año más os animo a seguir trabajando en equipo para afrontar cualquier adversidad que se ponga en el camino. Sé que será así porque lo habéis demostrado a lo largo de estos años en los que he tenido la oportunidad de seguir vuestro trabajo día a día.

No quiero olvidarme de vuestras familias. Nada podríamos hacer sin su apoyo, sin su aliento hacia una profesión, como la de Policía, que exige no solo una fuerte dosis de vocación sino también de comprensión. Habéis antepuesto en muchas oportunidades vuestro deber al de la compañía de vuestros seres más queridos y eso no se puede valorar si no es por la entrega a vuestro uniforme y a vuestra bandera.

Quiero y espero que sintáis mi más sincero abrazo y consideración a todas las Unidades:

Comisarías Provinciales de Huesca y Teruel y Locales de Calatayud y Jaca.

La Base de Medios aéreos con indicativo CONDOR; La Unidad de Coordinación Operativa Territorial; la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana con los “Zetas”, Sala 091, UPR, UIP, Protecciones y Custodias, Guías caninos, Subsuelo, Brigada móvil, Participación Ciudadana, Seguridad Privada; la Brigada Regional de Policía Judicial, Homicidios, Atracos, Estupefacientes, Delitos tecnológicos, Delincuencia Económica, Blanqueo, Robos, Hurtos; el Servicio de Atención a la Familia, menores y mujer; la Unidad Adscrita a los Juzgados; la Brigada Provincial de Información, TEDAX, NRBQ; la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras; la Brigada Provincial de Policía Científica; el Grupo de Operaciones Especiales (GOES); la Secretaría General, Expedición de DNI y Pasaporte, Formación, Personal, Resarcimientos, Automoción, Informática, Telecomunicaciones, Servicios Médicos, Asesoría Jurídica, Armamento, Vestuario, Gestión Económica, Riesgos Laborales; el Gabinete Técnico y el Gabinete de Prensa y Relaciones Públicas que con vuestra difusión en prensa escrita, radio y televisión contribuís al prestigio de la institución.

Espero no haberme dejado alguno, si es así que se dé por incluido inmediatamente en mi reconocimiento

No quiero finalizar sin recordar emotivamente a todos los fallecidos en acto de servicio, a los 188 policías asesinados por la barbarie terrorista, a los dos últimos muertos en Afganistán, el pasado mes de diciembre, Isidro Gabino San Martín y Jorge García Tudela entregando su vida por España, y a todos los que nos han dejado en cualquier circunstancia. Ellos son nuestro mejor ejemplo y dan sentido a vuestro difícil trabajo.

Policías, tenéis en la Delegación del Gobierno de España en Aragón nuestro apoyo y reconocimiento. Me siento uno más de vosotros en la defensa de todos los ciudadanos y en el compromiso con España.

Comentarios