Los ganaderos proponen recuperar las quemas controladas para una mejor gestión de pastos

La Asociación de Ganaderos de Alta Montaña (GAM) y el Gobierno de Aragón trabajan en la creación de planes de gestión de pastos. Ha sido un verano difícil por la sequía y también peligroso para los incendios. Recuerdan que su trabajo es “el recurso más económico y ecológico para mantener limpios áreas cortafuegos y superficies que consigan compartimentar nuestras extensas zonas”, y piden la ayuda del Gobierno de Aragón para mejorar la gestión de pastos con medidas como la de la quema controlada. Aseguran que la alta montaña está viviendo un “importante avance de vegetación leñosa” que está empobreciendo el valor pastoral de los mismos, además de aumentar el riesgo de incendios descontrolados.

La GAM mantenía una entrevista con la Dirección General de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón el pasado día 30 para trasladarle la “necesidad urgente” de elaborar un plan de actuación sobre pastos. Estos pastos de puerto se encuentran mayoritariamente dentro de la red natura 2000 y es conocida la importancia de este uso para mantener sus valores naturales. Por ello se considera que la administración ambiental debe apoyar la conservación, mejora y creación de infraestructuras y condiciones aptas para el pastoreo.

Otro aspecto ambiental muy destacado de las áreas de pasto, y donde se compartía también el análisis, es su importancia para la prevención frente a los incendios forestales. Es por ello que se considera muy importante la colaboración entre ganaderos y el Departamento y se pedía a la administración apoyo para poder promover en los montes las siguientes labores:

Desbroces mecánicos de áreas cubiertas de plantas leñosas atendiendo a criterios de aprovechamiento ganadero y de estrategia de prevención y lucha contra los incendios forestales. Trabajar en común el Departamento y los ganaderos para seleccionar estas áreas y poner en común medios para realizar este tipo de labores. Este tipo de trabajos deben servir de ejemplo para su replicación en años sucesivos buscando las técnicas óptimas para las distintas situaciones que se pueden dar.

Apoyo a la realización de quemas controladas. Se trata sin duda alguna de la metodología más económica para el desbroce de amplias áreas. Hay una importante experiencia en estas prácticas en la vertiente norte de los Pirineos. Se considera que apoyados en y técnicos especializados del Departamento y el apoyo de los ganaderos se debe avanzar en el diseño de este tipo de prácticas tan interesantes para la recuperación de pastos.

Apoyo a sistemas de gestión ganadera que busquen el mayor recurso posible a los recursos endógenos. Se considera muy interesante seguir con las experiencias en este sentido está llevando a cabo el CITA buscando la mayor autosuficiencia posible de los ganaderos. Con apoyo en: los vallados ganaderos, la suplementación, las necesarias infraestructuras ganaderas tanto sanitarias como de agua y un adecuado manejo ganadero se puede conseguir porcentajes de autonomía en la cría de ganado muy relevantes y conseguir un producto genuinamente del territorio.

Establecer con los ganaderos contratos de custodia del territorio para la conservación de los ecosistemas pastorales, el mantenimiento de cortafuegos o áreas de protección frente a incendios de núcleos y espacios naturales de gran valor, etc. Se deben buscar fórmulas para poder compensar económicamente o con otras medidas de apoyo esta interesantes labor que puede realizar los ganaderos, incluso para proteger núcleos habitados.

Promover prácticas selvícolas de adehesamiento y apertura de masas repobladas para el aprovechamiento mixto silvopastoral. Hay muchas experiencias perfectamente adaptables a la realidad de nuestros montes para la mejora pascícola de nuestras masas arboladas con labores como: claras, podas, debroces, mejora de accesos e incluso siembra de herbáceas. Para los ganados de alta montaña es vital el ampliar los recursos para la primavera, otoño e incluso el invierno y bajo la cobertura arbórea sería posible. Por otro lado se consigue disminuir el riesgo frente a incendios forestales de estas masas.

GAM incide en que son numerosos los inconvenientes con los que se encuentran los ganaderos y municipios a la hora de sacar proyectos adelante para mejorar las condiciones de accesos, construcciones de infraestructuras, desbroces, pequeñas construcciones, puntos de agua, mangas de manejo, vallados que son tan necesarios para poder mantener la ganadería. Y especialmente doloroso es el, a veces, fuerte rechazo que encuentran los ganaderos por parte de asociaciones medioambientales que no parecen conscientes de la importancia de la ganadería para la conservación y mejora de estos espacios naturales.

Se necesita la complicidad del Departamento y la sociedad para preservar una actividad vital para preservar el Pirineo tal como lo conocemos hoy. Por ello con el Departamento se van a elaborar una serie de planes de gestión y estrategias de actuación en los distintos valles, siguiendo criterios de aprovechamiento ganadero, ecológicos, paisajísticos y de prevención y protección frente a incendios forestales.

Comentarios