Los ribagorzanos conocen cómo desarrollar hábitos sostenibles por el planeta

Graus y Benabarre eran las localidades en las que, este martes, se detenía la Caravana Universitaria del Clima. Los voluntarios eran recibidos en ambos consistorios, donde leían el manifiesto por el clima, y desarrollaban actividades en el colegio de Benabarre, los centros escolares de Graus y la residencia de mayores. Además, en el centro de Graus colocaban una carpa a modo de ‘punto verde’, junto con una cocina solar, para transmitir a quienes se acercaban buenos consejos y prácticas.

La caravana, que va por su octava edición, cuenta con la participación de universitarios, de distintas carreras que, durante, esta semana, dejan aparcados sus estudios para participar en este proyecto de educación medioambiental que, en el total de las ediciones, va a visitar 39 municipios.

Desde el Ayuntamiento de Graus se agradecía a los voluntarios haber incluido en el recorrido Graus y se repasaban algunas de las acciones sostenibles que, desde 2014, se impulsan desde el consistorio.

La caravana, se inauguraba oficialmente el pasado viernes 30 de septiembre en la Escuela Politécnica Superior de Huesca con la participación de la Diputación de Huesca, este miércoles pasará los límites aragoneses para detenerse en Lérida, el jueves, llegará a Cuarte de Huerva y María de Huerva) y, por último, Zaragoza, donde clausurará su recorrido el viernes 7 de octubre.

En cada localidad, los componentes de la caravana universitaria por el clima se dividen en seis grupos operativos para llevar sus mensajes e información al mayor número de ciudadanos posibles, acudiendo a colegios de educación infantil y primaria, institutos de educación secundaria, centros universitarios, centros de la tercera edad, de atención a discapacitados y asociaciones de amas de casa.

En todos los centros, los voluntarios realizan presentaciones con información y contenidos relevantes, curiosidades y buenas prácticas sobre diferentes temáticas ambientales, como el ciclo del agua, el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano, la gestión de los residuos, la conducción eficiente o la minimización de emisiones de CO2, consejos sencillos para mejorar el medio ambiente y, al mismo tiempo, reducir las facturas del agua, la luz y la calefacción.

A día de hoy se necesitaría el equivalente a 1,5 planetas Tierra para utilizar los recursos, bienes y servicios ecológicos que usamos cada año, por ello desde este proyecto se quiere trasladar que: “Sólo tenemos un planeta y es nuestra responsabilidad utilizarlo adecuadamente”.

Comentarios