Siete entidades de Iglesia reivindicarán el derecho a un trabajo decente

Por segundo año consecutivo, siete organizaciones y movimientos católicos de Huesca celebrarán la Jornada Mundial por el trabajo decente, este viernes, bajo el lema “Iglesia de Huesca unida por el trabajo decente”. HOAC, Cáritas Diocesana de Huesca, el Movimiento Rural Cristiano, Confer, Juventud Obrera Cristiana, el Movimiento Junior y Acción Católica General han programado una charla y una concentración, que tienen como objetivo concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de un empleo que cumpla con los derechos laborales y respete la dignidad de la persona. Se quiere recordar que más de 99.000 personas en Aragón están en situación de desempleo y casi 30.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro.

“Trabajo decente y defensa de la dignidad” es el título de la charla que impartirá Rafael Nogués, militante de HOAC, en el Museo Pedagógico de Huesca el viernes, a las 18:30 horas. Tras la conferencia, en torno a las 8 de la tarde, tendrá lugar en la plaza Navarra una concentración, en la que se repartirán unos folletos informativos, se leerá un manifiesto, seguido de un minuto de silencio y se cerrará con la canción “La persona es lo primero”, de Manolo Copé.

El manifiesto recoge datos del ámbito laboral en Aragón como las casi 99.500 personas paradas o los 28.900 hogares con todos sus miembros activos en paro. Las siete entidades católicas coinciden en la necesidad de que promover y crear un entorno propicio al trabajo decente es esencial para enfrentar los desafíos actuales de creciente injusticia social y desigualdad, reforzando al mismo tiempo la dignidad humana y contribuyendo al bien común.

Se comprometen a colaborar con otras organizaciones para apoyar y difundir eventos relacionados con la defensa del trabajo decente en España y en el mundo. Además, apuestan por denunciar y hacer visibles las situaciones de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la pérdida de derechos laborales y sociales que esto supone.

También insisten en que no se puede dejar sin respuesta el sufrimiento humano resultante tanto de estructuras injustas como del egoísmo de las personas que da lugar a formas de trabajo precario o mal remunerado, del tráfico de seres humanos y de trabajo forzado, de variadas formas de desempleo juvenil y de migración forzada. No sólo se trata de asegurar la comida sino de favorecer la prosperidad de las personas, lo que implica defender la educación, el acceso al cuidado de la salud y especialmente, el trabajo.

Comentarios