Los planes PIVE, necesarios para renovar el parque automovilístico y hacerlo más seguro

La venta de vehículos en la provincia de Huesca, al igual que en el resto del país, continúa en aumento, tal y como ha venido haciéndolo mes tras mes. Sin embargo, los responsables del sector muestran su preocupación porque recientemente ha finalizado el PIVE, el programa de incentivos, cuyo objetivo es la sustitución de vehículos por modelos de alta eficiencia energética. Esta sustitución ayuda, además, a modernizar el parque automovilístico, que en España está demasiado envejecido. Su desaparición podría frenar las ventas.

Carlos Bistuer, presidente de la Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos, cree que el final de año tiene incertidumbre y habrá que ver cómo evoluciona. Recuerda que la repercusión que ha tenido el PIVE no es de recaudación pública. Sin embargo, se contempla con muchísima preocupación los efectos del envejecimiento del parque, tanto en la seguridad como en las carreteras, porque se está asistiendo a un incremento de la accidentalidad. No cree que el Gobierno esté en estos momentos en situación de hacer grandes planteamientos, pero haría bien en estudiar con resierdad cómo se regula un mercado estable del automóvil.

No se habla tanto de promover la compra de un vehículo nuevo, como de incentivar el desguace, algo que le interesa a la sociedad. En estos momentos, la edad media del parque automovilístico es de 12 años. Y es que, una de las consecuencias de la crisis es que desde 2007, la edad media del parque, que en aquel momento ya había empezado a bajar de los 10 años (y seguía siendo uno de los más envejecidos de Europa), se ha ido incrementando.

Bistuer recuerda que los vehículos con tantos años de antigüedad no cuentan de las evoluciones tecnológicas que tiene el mundo del automóvil. Asegura que lo único que produce todo esto son trastornos, tanto en consumos como en seguridad.

Comentarios