Eboca Vending organiza un debate sobre los límites en la apariencia personal en el trabajo

Eboca Vending organizó un debate tertulia entre clientes, amigos y empleados sobre los límites en las formas de expresión a través de la decoración del cuerpo en el entorno laboral.

El evento contó con la participación más de ochenta personas que expusieron libremente sus argumentos en un formato de intervención directa, presentado por el presidente de Eboca, Raúl Benito. La cita, siempre acompañada de café, bebidas y algo de picar, comenzó a las 18:30 y se prolongó hasta las 20:15.

Tatuajes, piercings, rastas, barbas y demás elementos de expresión personal y su conveniencia y límites en el trabajo fueron el centro del debate.

Entre los asistentes, destacaron por su especial actividad Tonino Valiente, propietario y jefe de cocina del restaurante Tatau Bistro de Huesca que cuenta con una estrella Michelin, quien manifestó su evidente afinidad hacia los tatuajes. Sin embargo, dejó claro que su restaurante es una empresa privada y tiene total legitimidad para contratar y exigir a los trabajadores coherencia con lo que él considera adecuado en su establecimiento. Invito a vencer los prejuicios y los medios que nos pueden privar de disfrutar de las creaciones de los profesionales que optan por estas nuevas formas de expresión corporal.

Lucas Aísa, referente nacional en el Social Media, conocido como Calvo con Barba hizo hincapié en la importancia de estas formas de expresión que conectan directamente con la marca personal y especialmente en el caso de profesionales.

Ezequiel Garces, maestro cafetero de Eboca, explico que debemos dejar a un lado prejuicios y centrarnos en generar valor para nuestros clientes.

José Luis Laguna, de Cadis y miembro del Foro Huesca Excelente, estuvo también en contra de los límites a estas formas de expresión corporal siempre que no supongan una ofensa o sean manifiestamente molestos. En un sentido parecido, aunque con algún matiz, se manifestó el experto en emprendimiento social Miguel Ángel Otín.

Pilar Callen de la Asociación Enbat explico la gran tolerancia que se practica en el Tercer Sector y manifestó que a las personas hay que cuidarlas y tratarlas por ser personas y no por la imagen que puedan tener.

La juventud estuvo muy bien representada por la plantilla de Eboca y por un nutrido grupo de estudiantes de Administración y Direccion de Empresas de la Universidad de Zaragoza.

La jornada termino con la intervención de Raul Benito que defendió el derecho de las empresas a gestionar la imagen que trasladan a sus clientes y explico la cultura de Eboca de respeto a la libertad en estas nuevas formas de expresión y la diversidad con el límite del respeto a las personas.

Comentarios