Un japonés, un singapurense, y dos franceses, rescatados en el Aneto

 

La Guardia Civil concluía de madrugada dos rescates, de cuatro personas, que comenzaban el domingo alrededor de las 18 horas cuando se recibía el aviso en la central 062 a través de 112. En uno de los rescates eran socorridos dos montañeros, de 24 y 20 años, de Singapur y Japón, respectivamente, enriscados en el glaciar del Aneto, y en el otro, que se iniciaba sobre las 20 horas, a otros dos montañeros, 52 y 56 años de edad, de nacionalidad francesa, en la cima del Aneto.

El primero de los avisos informaba sobre dos montañeros asiáticos que se encontraban enriscados en el Glaciar del Aneto, en una zona de hielo puro y que uno de los montañeros no llevaba crampones y corría riesgo de despeñarse.

 

Dada la cercanía del ocaso, se desplazaba a Benasque el helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca junto con el médico de 061 y tras recoger a los componentes del Greim de Benasque se dirigían a la zona indicada. Tras divisar a los montañeros, a unos 100 metros por debajo del Ibón de Coronas en pleno glaciar, pudieron observar que uno de ellos se encontraba tendido en el suelo y el otro haciendo señales a la aeronave, por lo que se intentó dejar en un punto lo más próximo a la zona a los especialistas de montaña, siendo imposible dadas las condiciones meteorológicas existentes en el collado de Coronas, que impedían acercarse a la ladera la a la aeronave , por lo que la tripulación descendió unos 300 metros más abajo y consiguiendo los pilotos dejar a los especialistas en ese lugar y teniendo que abandonar la zona debido a la escasa visibilidad por la caída de la noche.

Los especialistas lograban llegar hasta los montañeros comprobando que estaban ilesos pero bastante asustados y con síntomas de hipotermia, por lo que se les proporcionaba ropa de abrigo y se les equipaba con arneses para asegurarlos a los especialistas.

 

Sobre las 20 horas se recibió un nuevo aviso en la central COS 062 de la Guardia Civil, informando de otros dos montañeros franceses que se encontraban en la cima del Aneto con problemas físicos y de fatiga.

 

Una vez que los especialistas conseguían descender desde el glaciar con los montañeros asiáticos hasta una zona segura y libre de hielo y  nieve, uno de los especialistas del Greim comenzaba el ascenso hasta la cima del Aneto al objeto de socorrer a los franceses que habían pedido auxilio, dado que la caída de la noche impedía el poder apoyar por aire con más personal, saliendo por otro lado, otros dos componentes del Greim desde Benasque en apoyo a pie de sus compañeros.

 

Los montañeros asiáticos asistidos por uno de los especialistas continuaban un descenso penoso y lento debido al cansancio y asegurados al especialista de montaña en todo momento, por una zona de cortados y barrancos, para que, pudieran descender con seguridad, viéndose incrementada la dificultad en todo momento del descenso por la oscuridad, las bajas temperaturas, así como los bancos de niebla que se iban instalando. Finalmente el especialista y los dos montañeros asiáticos llegaban hasta la Besurta sobre las 02’40 horas, donde en vehículo oficial les trasladaba hasta un camping para que pudieran pernoctar y regresando el componente que les había auxiliado para apoyo a sus compañeros en el rescate de los franceses.

 

Mientras todo esto sucedía el componente del Greim lograba contactar con los montañeros franceses en la cima del Aneto a las 21’20 horas, suministrándoles comida, agua y ropa de abrigo, asegurándolos a ambos con cuerda corta y comenzando un descenso lento y complicado por los bancos de niebla y laoscuridad, hasta el encuentro de sus compañeros especialistas que subían a pie en su apoyo, consiguiendo contactar ambos grupos a las 02’00 de la madrugada por encima del Ibón de Salterillo y tras guiar a los dos franceses rescatados llegan hasta la Besurta a las 05 de la madrugada, donde el cuarto componente les esperaba con un vehículo oficial, donde se encontraba el vehículo de los franceses que llegaron ilesos pero exhaustos.

 

Comentarios