Termina el plazo para presentar candidatos al Esteban de Esmir

El próximo lunes 31 de octubre, a las 14 horas, concluirá el plazo para presentar propuestas a la séptima edición del premio Esteban de Esmir convocado por el área de cultura del Ayuntamiento de Graus. El premio pretende reconocer la labor más notoria realizada hasta el momento del fallo, y fundamentalmente durante 2016, por instituciones, colectivos o particulares en la recuperación, conservación y difusión de la cultura y el patrimonio locales, en cualquiera de sus variedades.

Al premio, que consiste en una pieza de cerámica realizada al efecto por la artista Marta Danés, pueden presentarse las instituciones, colectivos y particulares que lo deseen, sea cual sea su domicilio fiscal y/o residencia. Se valorará especialmente en las candidaturas el grado de colaboración mantenida con el Ayuntamiento de Graus en sus distintos programas y proyectos culturales, artísticos y patrimoniales.

Las propuestas deben enviarse por email a dire@espaciopirineos.com y deberán acompañarse por la identificación del proponente y un resumen de los méritos del colectivo o individuo propuesto.

El Jurado del Premio Esteban de Esmir estará compuesto por los miembros de la Comisión Municipal de Cultura, con los mismos representantes y cargos ocupados en ésta. Su decisión será inapelable. La entrega del premio se hará pública el sábado 17 de diciembre en el Teatro Salamero de Graus.

Los galardonados hasta el momento con el Premio Esteban de Esmir han sido José Mª Auset Viñas, a título póstumo (2010), Carlos Bravo Suárez (2011), Justo Broto Salanova (2012), Josefina Roma Riu (2013), Juan Álvarez Rodríguez (2014) y Francisco Martí Fornés (2015).

Esteban de Esmir (Graus ¿?, Graus 1654) fue rector de la Universidad de Lérida y obispo de Huesca, pero también el mayor mecenas cultural de la historia de Graus. Completó a sus expensas la construcción del santuario de Nuestra Señora de la Peña, y fundó, en febrero de 1651, el colegio de la Compañía de Jesús. En él invirtió en vida más de sesenta mil escudos, y dejó a su muerte otros treinta mil. La villa reconoció su esfuerzo, y fue sepultado en un mausoleo del presbiterio del santuario.

Comentarios