Cambiar Aínsa reclama paralizar el uso del glisofato en la subestación eléctrica

La Delegación del Gobierno de Aragón comunicó al Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe hace unos días que la empresa Desinfecciones Bionext SL, contratada por la empresa eléctrica Endesa, llevará a cabo el próxima día 20 de octubre un proceso de tratamiento herbicida con glifosato en la parcela ocupada por la subestación eléctrica situada en Aínsa.

“En abril de este mismo año, las Cortes de Aragón sacó adelante una propuesta conjunta de Izquierda Unida y Podemos, con el apoyo de C’s, PSOE y CHA, que proponía una batería de diecisiete medidas, impulsadas por organizaciones ecologistas (entre ellas la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos) y de consumidores, cuyo objetivo es reducir la exposición de los disruptores endocrinos, contaminantes ambientales que diversos estudios vinculan con un aumento de enfermedades”, según comenta Urko del Campo, portavoz del grupo municipal Cambiar Aínsa.

Dentro de este paquete de medidas se encontraba la prohibición del uso de herbicidas con glifosato, un herbicida de amplio espectro que fue por primera vez comercializado por Monsanto con el nombre de ‘Roundup’ en la década de 1970, pero cuya patente caducó en el año 2000 y el cual produce numerosas compañías con diferentes nombres comerciales. Según la documentación aportada por la empresa que llevará a cabo la actuación en Aínsa, el producto que se utilizará en la fumigación será ‘Touchdown Premium’, cuya principal materia activa es el glifosato.

La resolución aprobada en las Cortes de Aragón contemplaba “evitar el uso del glifosato en espacios públicos, así como promover el uso de otros productos no nocivos. La exposición de la población a este tipo de tóxicos o contamienates hormonales se relaciona con diveresas enfermedades y daños en la salud como pérdida de fertilidad, malformaciones congénitas, diabetes, obesidad, daños en el sistema inmune, cáncer, etc.”, señala el presidente de la FCQ, Juan Antonio Gil.

La agrupación política y la ONG conservacionista han presentado un escrito dirigido al Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, solicitando la paralización de esta actuación, atendiendo a lo acordado por las Cortes de Aragón el pasado abril, ya que consideran que es imprescindible comenzar por pequeñas acciones que hagan cumplir los compromisos políticos en materia medioambiental.

Esta situación, detectada por Cambiar Aínsa, puede trasladarse a otros municipios de la Comarca de Sobrarbe, ya que en el documento informativo aparecen un total de 271 referencias catastrales de localidades como Broto, Bielsa o Tella-Sin. “Creemos que todos los municipios afectados deberían interesarse por un tema que puede llegar a afectar a la salud pública. Legalmente es difícil paralizar el uso de glifosato en propiedades privadas porque aún es una sustancia legal, pero muchas de estas parcelas son de propiedad municipal en régimen de cesión a Endesa, por lo que en esos casos los Ayuntamientos tienen una salida apelando al acuerdo adoptado en las Cortes de Aragón”, ha señalado el portavoz de la agrupación ainsetana.

Comentarios