El PAR de Huesca considera a las ordenanzas del tripartito,"‘congeladas, sin iniciativa ni criterio"

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha hecho públicas su valoración y alternativas al proyecto de impuestos y tasas municipales planteado por el gobierno tripartito del ayuntamiento oscense para 2017 y dictaminado este viernes. El PAR de Huesca considera que una “propuesta que en resumen, sólo incluye una subida de tasa del crematorio, bonificaciones parciales en el billete del autobús y exenciones a vehículos eléctricos en la zona azul, es escasa ya que aporta pocas novedades a un marco general de ‘congelación’, evidenciando una visión burocrática y contable de la política fiscal que, sin embargo, debería ser una herramienta potente para impulsar la transformación de la ciudad y mejoras en la vida de todos los oscenses. La paralización del ayuntamiento que afecta a la ciudad, llega también a las ordenanzas. La congelación es su reflejo, imagen y mensaje.”

El PAR apoya “las contadas medidas” favorables en el transporte público a determinados colectivos o de apoyo a los vehículos no contaminantes pero entiende que “los impuestos y tasas del ayuntamiento, además de profundizar en mayor grado en las cuestiones sociales, deben estar también encaminados como prioridad a generar actividad y empleo, respaldando las economías de empresas, profesionales y familias.” En ese sentido, “el tripartito se muestra carente de iniciativa y de criterio, ya que no ha incorporado inicialmente ni una sola decisión al respecto y sólo ha aceptado dos cambios claramente insuficientes, para maquillar su propaganda y la votación en pleno, gracias a otro grupo político.”

El Partido Aragonés defiende que “es posible una reducción de impuestos sin comprometer los ingresos municipales, teniendo en cuenta que, como han recogido los informes oficiales, el inicio de recuperación económica general ya tiene sus efectos en el incremento de recaudación. Es el camino que seguir, a través de la rebaja de los tributos que gravan a la generalidad de los oscenses, particulares o entidades, como el IBI o vehículos y cuya progresividad ya viene dada por los valores catastrales o los caballos fiscales. Llama la atención que el tripartito haya reconocido que no tiene posición fijada respecto al previsible incremento del tres por ciento del IBI por la actualización catastral, en cuanto haya Presupuestos del Estado. También hay que tener memoria sobre la intensa campaña contra el impuesto de vehículos que, desde la oposición, se hizo en el pasado mandato con la peatonalización como excusa. Esas proclamas ni valían ni valen.”

En cuanto a los aspectos sociales, el PAR de Huesca señala la necesidad de “fomentar verdaderamente la información y la facilidad de gestión a los vecinos con derecho a acogerse a beneficios fiscales porque la maraña normativa dificulta el acceso a los mismos. Es necesario también revisar la realidad de las familias numerosas y monoparentales, para acomodar y apurar todas las opciones de bonificaciones, escalas y tramos en particular en las tasas de agua y basuras.”

Finalmente, el comité del PAR señala que “los impuestos deben ser una de las cuestiones que someter a debate ciudadano en los órganos de participación del ayuntamiento, con vecinos y empresas. Se trataría de generar un diálogo sereno y a tiempo sobre los tributos, desde la perspectiva de la sociedad, con un análisis conjunto de las posibilidades que las normas legales y la hacienda local permiten, sin restringir este importante asunto a tres reuniones de la comisión informativa municipal competente y a la posterior tramitación de los recibos”.

Comentarios