Emotiva conmemoración del viaje del Orfeón de Graus a Barcelona

Domingo largo, emotivo e intenso el que vivieron los grausinos que se desplazaron a Barcelona para repetir, un siglo después, la página de la historia local escrita, en 1916, por el Orfeón de Graus, con los cuatro conciertos que ofreció, en octubre de ese año, en la capital catalana. Muchas emociones y un denso programa que se cumplió tal y como estaba previsto con dos conciertos y la recepción en el Ayuntamiento de Barcelona y con participación de muchos vecinos, desplazados desde Graus o afincados en Barcelona pero que no quisieron dejar pasar la oportunidad de vivir un día para el recuerdo.

Audio sin título
Audio sin título

Los dos conciertos, el ofrecido en el Centro Aragonés, por la mañana, y el de la tarde, en el auditorio Orfeó Gracienc, resultaron ser los momentos más emotivos de esta excursión artística. La Coral Villa de Graus ofreció un repertorio extraído del original donde no faltaron el Himno a Costa, el Himno a San Isidro o la jota Viva Aragón.

Ambos espacios colgaron el cartel de no hay butacas, puesto que, además de los que se desplazaron, mucha gente vinculada a Graus no quiso perderse estas actuaciones.

En medio, la recepción, a la delegación grausina, encabezada por el alcalde de la villa, José Antonio Lagüens, y el concejal de cultura, Joaquín Baldellou, en el Ayuntamiento de Barcelona, como en aquel momento, en el Saló del Consell de Cent, donde fueron recibidos por el segundo teniente de alcalde Jaume Collboni y la concejala de origen grausino Montserrat Ballarín. Un acto que también resultó muy emotivo y que concluyó con el canto de una albada.

De esta manera, finalizaban los actos que, en este 2016, han servido para recordar esta efeméride y que comenzaron en marzo, con la inauguración de la ‘El Orfeón de Graus, el triunfo del arte’ y concluían este domingo tratando de volver a traer al presente las canciones que triunfaban hace 100 años.

Comentarios