La UNED de Barbastro inaugura el curso académico

apertura curso UNED Barbastro

El centro de la UNED en Barbastro inaugura este miércoles el curso académico 2016-2017. El acto oficial comenzará a las 19:00 horas en el Aula Magna "José Luis López Aranguren" y participarán en el mismo, entre otras autoridades, Ricardo Mairal, vicerrector primero de la UNED y del profesorado, Antonio Serrano, director de la agencia de calidad y prospectiva Universitaria de Aragón, Antonio Cosculluela, alcalde de Barbastro y presidente de la Fundación Ramón J. Sender, Miguel Gracia, presidente de la DPH y Carlos Gómez, director de la UNED en Barbastro.

El Patronato de la Fundación Ramón J. Sender mantendrá una reunión antes del acto académico de apertura en el que, entre otros asuntos, aprobará el presupuesto para este curso que es de dos millones de euros. Más de 1.300 alumnos cursarán este año sus estudios en el centro barbastrense, una cifra que no es definitiva porque continúa abierto el plazo de matrícula en algunos de los estudios ofertados.

Guillermo Fatás, Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza, será el encargado de impartir la lección inaugural con el título “La segunda boda del rey Fernando. Un complejo asunto de estado".

El centro de la UNED de Barbastro se creó, tras varios años de gestiones iniciadas por el Ayuntamiento de Barbastro con el apoyo de la Diputación Provincial de Huesca y de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja (Ibercaja), el 15 de septiembre de 1983 y quedó bajo la responsabilidad del Patronato del Centro Asociado de la UNED en Barbastro, cuya composición, atribuciones y obligaciones se especificaban en un convenio firmado en Madrid el 20 de julio del mismo año.

En la actualidad el Patronato está formado por el Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca, Ayuntamiento de Barbastro, Ibercaja y UNED. Luis Sarriés, Antonio Blanc, y en la actualidad Carlos Gómez han sido los directores del centro de la UNED de Barbastro, que cuenta con dos aulas en Sabiñánigo y Fraga.

Comentarios