Cinco cámaras de Tráfico controlarán el uso del cinturón en las carreteras altoaragonesas

La DGT ha puesto en marcha un plan especial de control y vigilancia sobre el uso del cinturón en todas las carreteras con más de 200 dispositivos situados en toda España, de los que cinco se encuentran en la provincia de Huesca. En concreto son en la N-240 en Huesca, N-260 en Sabiñánigo, N-330 en Villanúa y Canfranc y en la A-23 en Nueno.

En las próximas fechas estarán operativas y su objetivo es detectar a los conductores y usuarios de los vehículos que no utilicen el cinturón de seguridad. La sanción es de 200 € y la retirada de 3 puntos del permiso de conducir, si son conductores.

La DGT puso en funcionamiento 222 cámaras que, de forma automatizada, vigilan el uso del cinturón y que, en caso de no llevarlo puesto, hará la consiguiente foto. Esta cifra de cámaras se ampliará en estos meses en 55 más, hasta llegar a 277.

La mayor parte de las cámaras, el 60%, están instaladas en carreteras convencionales, que son las que registran mayor accidentalidad y siniestralidad, mientras que el 40% restante estarán en vías de alta ocupación.

En la provincia de Huesca están ubicadas en la N-240 en el punto kilométrico 209 en Huesca, en la N-260 en el pk 516 en Sabiñánigo, en la N-330 en los pk 657 y 665 en Villánua y Canfranc y en la A-23 en el pk 372 en Nueno.

Tráfico insiste en la importancia del uso del cinturón, pues reduce la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Y más teniendo en cuenta que, en 2105, el 23% de los fallecidos en turismo o furgoneta (59 en vías interurbanas y 19 en urbanas) no llevaban puesto el cinturón de seguridad cuando ocurrió el accidente.

Lo que se persigue es que aquellos conductores que no lo utilizan habitualmente cambien su comportamiento. En estas próximas semanas, no usar el cinturón y ser captado por las cámaras llevará aparejada sanción.

Comentarios