El Centro de Interpretación de la Alberca de Alboré comienza la temporada con la vuelta de las grullas

El Centro de Interpretación de grullas de la Alberca de Alboré, en Lupiñén-Ortilla, ha arrancado la temporada de invierno, aprovechando que las aves van a empezar a llegar, y se quedarán durante los meses de invierno por la zona. Abrirá de 10 a 16 horas, y además hasta las 18 habrá salidas especiales al dormidero, para conocer cómo las censan, y poder verlas. El pasado invierno hubo 4.500 grullas en la zona.

Extremadura y Andalucía siguen siendo los destinos principales de las grullas, pero en los últimos años se han quedado también en la provincia de Huesca porque el tipo de siembra ha cambiado, y ahora tienen alimento cerca de la alberca. No tiene que ver el cambio climático con que ahora pasen aquí el invierno. Esto provoca problemas con los agricultores, aunque se busca la manera de que puedan convivir todos. También aprovechan las grullas para ir a comer a los arrozales del Cinca y Monegros durante estos meses.

Desde el Ayuntamiento de Lupiñén-Ortilla, su alcalde Fernando Omiste, pide a las instituciones ayudas para poder seguir impulsando este Centro de Interpretación, y cuidando a las grullas. Por ejemplo mejorar la señalítica para encontrar el Centro, o por donde no se puede entrar en la Alberca, para no molestar a las grullas. Con los colegios se van a organizar visitas guiadas, y actividades. Se colabora con el Grupo Ornitológico Oscense para censarlas, y enseñar a los escolares como es el sistema para contarlas.

El primer y segundo fin de semana de marzo se volverán a organizar las jornadas de las grullas. Piden el máximo respeto para estos animales, como sucede en la Laguna de Gallocanta, donde nadie se acerca a ellas ni les molesta. El año pasado tuvieron problemas con algunos vuelos que pasaban muy cerca, e incluso lo denunciaron al Seprona. La nueva temporada era presentada en la sede de la Comarca de la Hoya.

Comentarios