OPINIÓN Gonzalo Palacín. De la teoría a la práctica

Gonzalo Palacín

Diputado del PSOE por la provincia de Huesca en el Congreso

El pasado fin de semana mi partido tomó una decisión que muchos citan como histórica. La realidad es que el PSOE decidió que sus 84 representantes en el Congreso deberán abstenerse para desbloquear la situación política actual. Y esa decisión histórica, otros menos trascendentales la vemos como una anécdota, hagamos memoria.

Nos presentamos a unas segundas elecciones con un programa, un objetivo y una misión y no eran otros que poner en marcha nuestras políticas y lo que iba implícito, acabar con el gobierno del PP. Lamentablemente no ganamos las elecciones, de hecho perdimos cinco diputados respecto a las anteriores y no sólo perdió el PSOE, sino que la suma de las fuerzas de izquierda se dejó 1,3 millones de votos en el camino. En ese mismo contexto -sumémosle corrupción, recortes, etc- el único partido que logró incrementar el número de votos, hasta casi 8 millones, y el número de escaños, 14 diputados más, fue el Partido Popular.

Y en una situación ordinaria, lo normal sería que el Partido Socialista se opusiera a una investidura de un líder del PP, porque son nuestros adversarios políticos. Y porque así lo hemos hecho en el pasado y porque así lo hicimos en el pasado mes de septiembre, votando NO a Rajoy. Pero la situación actual dista mucho de ser habitual. No es una situación normal porque la ciudadanía se ha expresado dos veces en menos de un año y llevamos diez meses de un gobierno en funciones. Tampoco es habitual que un partido de izquierdas vote en contra de un presidente de izquierdas para mantener a un tercero conservador y eso es lo que hizo Podemos en el mes de marzo. Por lo tanto, si esta situación fuera habitual no hubiera requerido de una decisión como la que tomó mi partido el pasado domingo.

Con la decisión adoptada por el comité federal se pretende desbloquear la situación, para que haya un gobierno en España y por tanto una oposición. Una oposición que tenga algo que decir en esta legislatura ya que, como hemos visto en los últimos plenos y comisiones, ser el partido “de gobierno” no garantiza el ganar votaciones.

Está demostrado que nuestro adversario político es el Partido Popular, lo vemos en los ayuntamientos y comunidades autónomas, donde combatimos cada día sus políticas, ya sea desde el gobierno o desde la oposición. Y lo va a seguir siendo en el Congreso.

Y en esta tesitura el PSOE sigue en condiciones de liderar la oposición, y lo debe demostrar con el trabajo del grupo parlamentario en el Congreso. Porque a las elecciones nos presentamos con un programa social y unas medidas encaminadas a recuperar lo perdido en cuatro años de recortes. Nos presentamos para ser útiles a la hora de resolver los problemas de nuestros votantes. Nuestro partido seguirá trabajando en esa dirección, si el resto de las fuerzas responde no será tan complicado cambiar el rumbo de los últimos cuatro años, espero que todos estemos a la altura.

Y que la decisión de abstenernos quede en una anécdota sólo está en nuestra mano, en la mano de todos/as los que formamos parte de este partido. Tenemos que dejar de rasgarnos las vestiduras por todo lo que hemos hecho mal, que ha sido mucho, y empezar a pensar en qué debemos hacer mejor. Porque no tenemos tiempo que perder, ni tendremos muchas más oportunidades. Lo positivo es que sólo de nosotros depende que el PSOE sea de nuevo un partido de gobierno. Pero si para esta empresa ponemos la misma intensidad y dedicamos el mismo tiempo que ahora estamos invirtiendo en desgastarnos, estoy seguro de que podremos recuperar la credibilidad perdida.

Y lo he dicho antes, no va a ser tarea sencilla y no vamos a tener muchas más oportunidades, pero tenemos que trabajar para volver a ser de nuevo el partido de la mayoría.

Gonzalo Palacín

Diputado del PSOE por la provincia de Huesca en el Congreso

Comentarios