Los templarios de Caravaca conocen el Castillo de Monzón de donde partieron parte de sus predecesores

Un autobús de la Orden Soberana del Temple de Caravaca de Murcia está visitando este puente Aragón. Este lunes realizaban una visita al castillo de Monzón acompañados por los Templarios de Monzón con Guillem de Mont-rodón, al frente con los que existen unos lazos de hermandad, generados en los últimos dos años.

Como explicaba Francisco Caparrós de Murcia, en cierto modo, los templarios aragoneses son sus progenitores, ya que cuando Alfonso X “El sabio” pide ayuda a Jaime 1º para echar al “infiel” del Reino de Murcia, este le envía sus mejores hombres que son los templarios.

José Manuel Baena (Guillem de Mont-rodón) solicita el apoyo institucional para que estos lazos se mantengan y vayan a más.

El martes se pondrá una calle en Castejón del Puente Camino de Caravaca de la Cruz.

Cabe recordar que una delegación de montisonenses compuesta por Mont-rodón y tres templarios acudieron en mayo a la localidad murciana, Caravaca de la Cruz, para participar en la celebración de la Fiesta de Moros, Cristianos y Caballos del Vino, en Honor a la Santísima y Vera Cruz.

La delegación montisonense hacía entrega de un presente a la Soberana Orden del Temple de Caravaca, a los que se invitaba a participar en la fiesta mediocinqueña de Mont-rodón, que se celebraba el fin de semana del 21 y 22 de mayo.

La actividad se enmarcaba en los hermanamientos que los Templarios de Monzón realizan con otras localidades. Este año, también, participaban en las Bodas de Isabel en Teruel.

La fiesta de Caravaca de la Cruz está declarada de interés Turístico Internacional y sus raíces se encuentran en la Edad Media, cuando la localidad murciana era tierra fronteriza con el Reino Nazarí de Granada. Más de 150.000 personas acuden cada año a este festejo.

Caravaca de la Crus se prepara para celebrar en 2017 su año Jubilar basado en la presencia de la Santísima y Vera cruz en estas tierras desde el siglo XIII.

Comentarios