CEOE Aragón considera que el paro continúa su reducción interanual, pese al repunte mensual de octubre

El paro registrado en octubre ha repuntado un 1,16% en Aragón respecto a septiembre, siguiendo el comportamiento habitual en ese mes ligado al fin de contrataciones estivales, aunque con una subida inferior a años anteriores. En términos interanuales, la evolución del desempleo ha sido positiva por trigésimo tercer mes consecutivo en la Comunidad Autónoma, reduciéndose el número de parados en 10.762 personas (-11,72%) desde octubre de 2015. Con estos datos, el total de personas en paro registradas en el Inaem es de 81.055.

Idéntica evolución de aumento mensual y reducción interanual se ha dado en el conjunto de España, con un 1,20% y un -9,85%, respectivamente. Igualmente, se registra en las tres provincias aragonesas: 2,54% y -14,45% en Huesca; 0,54% y -11,12% en Zaragoza y 4,60% y -12,57% en Teruel. También siguen la misma tónica la mayoría de sectores, cuyos aumentos mensuales del desempleo están encabezados por el 13,83% de la Agricultura, seguida por Industria y Servicios, mientras que solo desciende en Construcción y el Colectivo Sin Empleo Anterior. Sin embargo, todos los sectores recogen bajadas interanuales del desempleo entre el -9,93% de Servicios y el -18,86% de Construcción.

Por otra parte, se constata un positivo aumento de la afiliación de trabajadores a la Seguridad Social tanto mensual (0,12%, 638 personas) como interanual (2,91%, 15.100 personas). Mientras, la contratación ha bajado respecto a septiembre un -7,02%, pero crece en comparación con el mismo mes del año pasado (un 10,12%), superando ya los tres años con este comportamiento interanual. Aumentan tanto los contratos temporales como los indefinidos, siendo de este tipo el 75,5% de los existentes en Aragón, según la última Encuesta de Población Activa (EPA).

En suma, los datos de octubre reflejan la continuidad de la progresiva mejoría del mercado laboral en Aragón, con un empleo sostenido en más del 80% por las empresas. Esta importancia crucial para el empleo, así como las previsiones de moderación de los descensos del desempleo en la parte final del año, que ya se apreciaba en la reciente EPA del tercer trimestre, refuerzan la necesidad de apoyar a las empresas con medidas y políticas que favorezcan las condiciones en las desarrollan su actividad, sus decisiones de inversión y su competitividad a través tanto de estímulos a la innovación o la internacionalización como desde el ámbito fiscal, la reducción de costes energéticos, asociados a cargas burocráticas, etc.; así como a través del diálogo social y las políticas activas de empleo.

Comentarios