El PAR exige el retorno a Aragón de las pinturas y bienes de Sijena

Jesús Guerrero

Jesús Guerrero, presidente intercomarcal del Partido Aragonés en el Alto Aragón, ha reivindicado “el imperio de la Ley que distingue a las democracias de otros regímenes, por lo que las sentencias deben hacerse cumplir”, en referencia a los litigios por las pinturas y bienes del Monasterio de Sijena, que permanecen retenidos en Cataluña.

“Los dirigentes de la Generalitat catalana tienen la obligación de respetar las resoluciones judiciales, de la misma manera que les asiste el derecho a recurrir en los procesos, pero en modo alguno, se puede incurrir en desacato o apropiación, y menos aún, desde una institución pública en un Estado de Derecho”, ha afirmado el presidente del PAR altoaragonés. “Sería intolerable y de la misma forma que en un conflicto enconado como los papeles de Salamanca hubo una solución, tiene que haberla con las obras de arte aragonesas”, según Guerrero.

El responsable del comité del Partido Aragonés ha valorado el último auto del Juzgado de Huesca “como un paso más e importante, en un procedimiento que requiere constancia y unidad de los aragoneses para recuperar estas muestras de nuestra Historia e identidad. Tenemos que perseverar todos, con el ejemplo del alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas, un aragonesista que ha demostrado el valor de la pasión por su tierra aplicada en esfuerzo y determinación, como verdadero protagonista de que hayamos llegado hasta este punto favorable a la demanda aragonesa, casi impensable hace no demasiados años”.

Por otra parte, el presidente intercomarcal del PAR ha calificado como “excusas, desmentidas por los técnicos, las justificaciones de lo más variado que tratan de oponer algunos políticos catalanes. Son los que quiere tener lo que no es suyo, por motivaciones a medio camino entre la ensoñación y el desprecio a los derechos de los demás”.

“Aragón tiene razón y razones -ha concluido Guerrero-, entre muchas otras, la voluntad de convivencia y buena vecindad con Cataluña en España. Esta cuestión no enfrenta a dos pueblos sino a unos dirigentes políticos frente a la legalidad, el sentido común y el respeto. Esas pinturas y los bienes que faltan por retornar son aragoneses, sus legítimos propietarios desean que se conserven y expongan en Aragón, en su lugar de origen, y los tribunales así lo han confirmado, por lo que no hay más que debatir. Con ello, los aragoneses vamos a recuperar unas muestras de enorme valor de nuestro pasado y sentimiento, a la vez que creamos en Sijena un espacio de testimonio y de atracción para el conocimiento y el progreso”.

Comentarios