El PP insta al tripartito a definirse tras la ruptura de pactos en Aragón

Gerardo Oliván PP

El grupo del Partido Popular en el Ayuntamiento de Huesca está a la espera de que los portavoces del tripartito definan sus posturas en el gobierno municipal tras la ruptura de los pactos en el ámbito aragonés "y la crisis global de la izquierda evidenciada en la investidura de Mariano Rajoy".

El portavoz 'popular', Gerardo Oliván, ha expresado su preocupación ante el nuevo escenario político "que, sin duda, tendrá repercusiones en el gobierno municipal". Oliván, sin embargo, no cree que el pacto en Huesca corra un peligro inmediato, aunque advierte de que se abre un nuevo capítulo marcado por la inestabilidad y desconfianza en el seno del tripartito.

El portavoz 'popular' muestra su convencimiento de que "los grupos que conforman el equipo de gobierno se distanciarán más si cabe, pero los radicales no cederán sus parcelas de poder bajo ningún concepto. En el ayuntamiento se han instaurado los 'reinos de taifas', que solo responden a los intereses creados y el amiguismo. Quienes se presentaban como la gran alternativa para una nueva política se han revelado como los herederos del caciquismo". El último acto ha sido la contratación para la Gerencia de desarrollo de una integrante de Cambiar Huesca.

Oliván recuerda que, hasta la fecha, tanto Cambiar Huesca como Aragón sí puede-Huesca "ocultan sus intenciones a sus socios y manejan sus áreas respectivas como cajones estancos y sacrifican el buen gobierno en aras de llevar a cabo sus caprichos y ocurrencias". Según el PP, eso explicaría el "cúmulo de desencuentros, improvisaciones y errores disparatados que han caracterizado la actuación del tripartito".

Los 'populares' entienden que, a partir de este momento, crecerá el aislamiento entre los grupos que conforman el tripartito, "en detrimento de la gestión municipal, ya de por sí muy deteriorada". En ese contexto, el PP en el ayuntamiento ha confirmado que "de agravarse la crisis, y aunque no se produzca ruptura formal, tenderemos la mano al PSOE para garantizar una imprescindible estabilidad. Huesca no puede permitirse un gobierno precario, y no permitiremos que la izquierda radical secuestre la gestión para llevar a cabo sus delirios y deje en permanente fuera de juego a la propia alcaldía".

Parece evidente que “las salidas de pata de rufianes y bildus, a los que los radicales aplauden, va a hacer que el PSOE tenga que justificar la alianza municipal constantemente. Deberían explicar cómo es posible que el tripartito se siente en la misma mesa, y luego las dos terceras partes se manifiesten frente a la sede del PSOE", concluye Gerardo Oliván.

Comentarios