Decenas de fieles en la clausura del Año de la Misericordia en la Catedral de Huesca

misa curas iglesia celebración

La Catedral de Huesca ha acogido la clausura diocesana del Año Jubilar de la Misericordia, que inició el Papa Francisco el 8 de diciembre de 2015 con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. El obispo de Huesca, Mons. Julián Ruiz, ha presidido la solemne Eucaristía, junto a varios sacerdotes y decenas de fieles oscenses.

En su homilía, el prelado oscense ha mencionado el Año de la Misericordia, que tiene como lema “Misericordiosos como el Padre”, subrayando que “nos sitúa a la escucha de la Palabra de Dios. De este modo podemos recuperar el valor del silencio para meditar la Palabra que se nos dirige. Así se nos concede contemplar la misericordia de Dios y asumirla como propio estilo de vida”.

Asimismo, ha recordado a los fieles que el Papa Francisco convocó este año jubilar “como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes” y ha añadido, “concluimos hoy el Año de la Misericordia en las Catedrales. La solemnidad de Cristo, Rey del Universo, el próximo domingo día 20, dará también la posibilidad de asistir a la solemne clausura en Roma. El Papa ha querido reservarse esa fiesta para que también se signifique un cierre de una puerta y una apertura constante y continua a la misericordia”.

En su sermón, además ha hecho referencia a la Jornada de la Iglesia Diocesana, que se conmemora , bajo el lema “Somos una gran familia contigo”, y ha explicado que este día “es un reconocimiento de nuestra realidad eclesial y una llamada a la responsabilidad de todos para integrar personas, valorar la común colaboración, compartir esfuerzos, y agradecer a cada uno su ser y su actividad

Comentarios