El PSOE del Alto Aragón apela a una reflexión profunda sobre el modelo de partido en la que mantenga su identidad

Los socialistas altoaragoneses han elaborado unas conclusiones de lo debatido en las recientes Jornadas Vilas del Turbón, en las que han analizado el contexto político actual, la situación del partido y del territorio.

En este contexto, han señalado que su partido afronta el reto de adaptarse a una sociedad en constante cambio y con necesidades diferentes y, para ello, se abre ahora un periodo de reflexión profunda y serena para su partido, en el que la participación de militantes y simpatizantes es esencial pero ha de seguir, recalcan, los cauces establecidos y en el que se deberán dirimir aspectos tan importantes como la legitimidad entre una elección directa a secretario general, una elección indirecta al comité federal, las primarias, las consultas internas, etc.

Para los integrantes del PSOE del Alto Aragón lo primero es el proyecto del PSOE y, después, el equipo de compañeros que lo puede poner en marcha. Apelan a la libertad como valor esencial y a que es fundamental mantener su identidad como partido, seguir siendo ellos mismos, sin copiar a otros, preservando su espacio y sabiendo evolucionar de forma acorde a los tiempos.

Respecto a la coyuntura política y a los pequeños municipios, lamentaban que con la excusa de la crisis económica y amparándose en una supuesta modernización y eficacia, los últimos años de gobierno se haya implantado un modelo económico administrativo que obliga a externalizar la mayoría de los servicios públicos, con las graves consecuencias que ello tiene para los pequeños municipios.

A la hora de hablar del territorio, el problema de la despoblación es esencial. Afirman que primero hay que reconocer la despoblación como un problema para después buscar los cauces que permitan resolverlo. Apelan a la coordinación con otras políticas comunitarias y que se adquiera mayor compromiso territorial y se otorgue a los Estados fondos con un carácter finalista para territorios-problema muy específicos, sin que la propia Unión pierda su control.

Las administraciones locales, de forma directa o coordinados por comarcas y diputaciones, deberían ser, a su juicio, los gestores de estos fondos finalistas para proyectos concretos, con la implicación directa del Estado y de las comunidades autonómas. Finalmente, destacan el valor y la necesidad de la educación y la concienciación en los jóvenes y en las zonas urbanas para que comprendan este problema que también es de sostenibilidad territorial y diversidad.

Comentarios