La lluvia altera los planes de trabajo de la SD Huesca

Los azulgrana volvían a los entrenamientos este miércoles, si bien la sesión no se pudo completar como se había previsto por los técnicos debido a la fuerte tromba de agua, acompañada de granizo, que caía en la ciudad durante la mañana. Tras unos veinte minutos sobre el césped artificial de San Jorge, los jugadores regresaban al Alcoraz al gimnasio.

Algunos de ellos con problemas y molestias físicas como Samu o Borja Lázaro ni siquiera se desplazaban al campo de entrenamiento, como los que están recuperándose de lesiones como Camacho y Carlos David.

En el caso de Jesús Valentín, lesionado ante el Rayo, tras los exámenes médicos se observa una “micro rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha” por lo que se perderá los próximos partidos, sin especificar un tiempo de baja. La exploración se llevaba a cabo en la clínica Viamed Santiago por el Doctor Simeón López.

También se está pendiente de Samu que acabó en Vallecas con muchos problemas e incluso tuvo que ser sustituido tras el esfuerzo físico y se le realizará un examen médico para despejar dudas.

El portero Sergio Herrera era protagonista en la zona mixta donde señalaba sobre la marcha del equipo que “las cosas están yendo bien, los resultados hablan por sí solos en casa” y añadía que “fuera también estamos haciendo buenos partidos”.

Sobre el rival del domingo apunta que “el Girona es un equipazo con grandes jugadores, va a ser un rival duro” y espera que el Huesca siga fuerte en casa “estamos siendo muy fuertes en casa y vamos intentar conseguir la victoria para mantener esa buena dinámica”. También pedía el apoyo de los aficionados ya que considera que “la afición es muy importante, cuando el equipo va bien pero también cuando va mal”.

Comentarios