¿Otro invierno en la calle?

María José Casas, madre y maestra en Sariñena

Con la llegada del frío, quizás sea un buen momento para compartir con los lectores/as una reflexión personal sobre el Proyecto “Espacio Joven” en Sariñena. Seguramente a algunos les sonará y otros lo escucharán por primera vez.

Hace más de dos años, un grupo de madres que pertenecíamos a la Junta de la AMYPA del Instituto de Educación Secundaria trasladamos al alcalde la necesidad de que los jóvenes, menores de edad, tuvieran un espacio para reunirse y para poder realizar actividades de ocio y tiempo libre propias de su edad y que el Ayuntamiento, con nuestro apoyo, gestionara este servicio.

A este espacio podrían acudir todos los jóvenes a partir de 12 años hasta su mayoría de edad y por una módica cantidad mensual realizar una gran variedad de actividades, dinamizados por un profesional en el tema.

Antes de empezar, realizamos un sondeo en el Instituto en el que más de 100 familias manifestaban su interés por el mismo.

Esta solicitud contó con el beneplácito del alcalde quien incluso se comprometió a ceder el uso de la antigua biblioteca, sita en los bajos del ayuntamiento, cuando esta se desalojase para que este lugar fuera el local del Espacio Joven.

Al curso siguiente, cambiaron las personas de la Junta y las que ya habíamos dejado la Asociación porque nuestros hijos habían terminado el instituto, fuimos a la nueva junta de la AMYPA a exponer el Proyecto Espacio Joven.

La Junta decidió continuar participando en él y contar con los que lo iniciamos para que lo hasta allí trabajado tuviera continuidad. De allí nació una Comisión para avanzar en este tema.

Uno de nuestros objetivos era que este espacio tuviera un carácter comarcal y así fuimos a exponérselo a la Presidenta de la Comarca y al Consejero de Juventud.

Ya que la Comarca cuenta con monitores formados en el Deporte y la Animación sociocultural, nos pareció que sería una manera estupenda de colaboración y que tanto Ayuntamiento como Comarca desarrollaran este servicio en beneficio de los Jóvenes, de Sariñena y de las 18 localidades de los que recibe alumnos el Instituto.

Desafortunadamente la Comarca no lo entendió como una inversión de futuro, sino como un gasto que al parecer no veían que tuvieran que asumir, ya que no era para todos los jóvenes de la Comarca. (Sólo un dato, el IES de Sariñena acoge al 67% de los jóvenes escolarizados entre 12 y 18 años. El resto se escolarizan entre Grañén y Bujaraloz).

También pensaban que en todo caso era un Proyecto que había que tratarlo entre las Instituciones y que la AMYPA digamos “no pintaba nada”.

Nosotras, junto al Ayuntamiento, continuamos creyendo en nuestro Proyecto, y nos lanzamos a solicitar subvenciones, presupuestos, etc… a entidades y empresas, alguna de las cuales incluso nos concedieron 800€ al reconocer el carácter social del mismo.

El local de la biblioteca se iba reformando, y comenzamos también a contactar con empresas de ocio y deporte para abordar el tema de los presupuestos y las actividades y pensar la mejor manera de que los jóvenes que vinieran no tuvieran que pagar mucho dinero, de forma que fuera un servicio accesible para todo el mundo.

Llegados hasta aquí, hubo disparidad de criterios dentro de la AMYPA de si participar o no económicamente en el proyecto y las personas que lo iniciamos nos vimos obligadas a dejarlo, ya que algunos de los altos cargos de la AMYPA no deseaban seguir contando con nuestra participación.

Comento esto, porque me gustaría que sirviera también de reflexión sobre esta manera de proceder que lamentablemente caracteriza a muchos de los que aquí habitamos: no somos capaces de unirnos aunque tengamos un fin común y anteponemos intereses o manías (que es peor) personales a la consecución de cualquier fin.

Y llegó el verano y no sé por qué, se desechó la idea del local de la biblioteca, ya que estaba prácticamente acabado, a falta de acondicionarlo con mobiliario. Era un espacio perfecto, con buena ubicación y donde los jóvenes ya podrían estar haciendo múltiples actividades.

Al parecer el alcalde propuso a la AMYPA que el local del espacio joven fuera la sala multiusos que iba a haber en el futuro albergue juvenil que se está construyendo en el antiguo matadero. Al parecer tampoco va a poder ser allí, pues de momento, no hay presupuesto para acometer la construcción de esta sala.

La última noticia que tenemos las que iniciamos este proyecto es que el Espacio Joven, será la sala de abajo del local de las peñas, con mucho espacio exterior y poco interior y que será la asociación de las peñas la que se encargará de organizar actividades para los jóvenes.

Nos sorprende esta elección ya que no vemos que, aparentemente este sea un local muy apropiado para un espacio joven, pero, después de tantas zancadillas y retrasos, no vamos a ser nosotras las que pongamos ninguna más y ojalá se sepa gestionar el Proyecto a la altura que los jóvenes se merecen, que es mucha.

En mi opinión, el local ya podría estar acondicionado y con la entrada del otoño ya se podría haber inaugurado. Con buena voluntad por parte de todos, particulares y entes locales y comarcales, los jóvenes de Sariñena y Comarca, podrían tener YA un impecable espacio joven en los bajos del ayuntamiento, que al igual que muchísimas localidades de la geografía aragonesa, por no ir más lejos, ofreciera un espacio de convivencia, de ocio, de deporte y cultura, alternativo a la calle, que es a lo que todavía siguen peligrosamente condenados los adolescentes de este pueblo.

Soy madre y maestra y veo con desánimo como tanto las familias como las instituciones de nuestro pueblo y nuestra Comarca, prácticamente se desentienden de propiciar que los jóvenes tengan servicios públicos de calidad. Como familias nos ocupamos de su educación en la escuela y en el instituto y que hagan las extraescolares que les gusten o nos gusten a nosotros, Pero ¿y cuándo empieza la adolescencia y la búsqueda de otras cosas que las familias no podemos o sabemos gestionar?

Todos lamentamos y vemos mal que la pasen en la calle, como ya les ha tocado a muchos de nuestros hijos, pero no pasamos de la queja en el grupo de amigos y amigas. Y aquí viene mi reflexión en voz alta:¿No estamos viendo que cada día, en esta sociedad tan complicada, los jóvenes necesitan más apoyo para crecer sanos mentalmente hablando? ¿No creemos que merezcan una educación integral, con servicios públicos de calidad, con ofertas interesantes y atractivas para ellos y ellas y al alcance de todos?

¿Familias, instituciones…qué estamos haciendo? …. ¿les va a tocar otro invierno en la calle?

Comentarios