Mediano aumenta 45 hm3 y Barasona 15, en las últimas 24 horas

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha indicado que hasta el momento se han producido aumentos generalizados de caudal en numerosos ríos de la Cuenca del Ebro. Respecto a los nuevos repuntes que se prevén, se espera que los más significativos sean en las cuencas del Pirineo aragonés desde el río Aragón, hasta el Alcanadre. Algunas de estas crecidas podrían tener carácter extraordinario, siendo la zona más probable el tramo medio y bajo del Gállego.

Estas previsiones presentan incertidumbre, dado que se realizan antes de que se haya cerrado el episodio de precipitaciones de esta jornada. En los sistemas regulados, el efecto de laminación de los embalses está siendo importante, reduciendo los caudales circulantes aguas abajo. Eso ha conllevado, además, un importante aumento del volumen de agua embalsada, siendo los ejemplos más destacados Yesa (río Aragón), que ha aumentado en las últimas 36 horas hasta 15 hm³; Mediano (río Cinca), que ha aumentado 45 o Barasona que ha aumentado 15 hm³ en ese mismo espacio temporal.

Durante las últimas 24 horas se han registrado precipitaciones de diversa consideración en toda la cuenca del Ebro. En las cuencas altas del Aragón, Gállego, Ara y Cinca se han registrado entre 50 y 80 l/m². En el resto de la cuenca del Aragón, Gállego, Cinca y en las cuencas del Arba, Alcanadre, Ésera, Bajo Jalón, Huerva, Aguas Vivas, Martín, Guadalope y Matarraña se han recogido entre 30 y 50 l/m². La cota de nieve ha variado mucho a lo largo del episodio.

Estas lluvias han dado lugar a crecidas por ahora ordinarias en el Irati, Salazar, tramo alto del Aragón y todos sus afluentes, el Gállego en sus tramos alto y medio y sus afluentes, en el Ara, el Cinca, el Ésera y el Alcanadre. En las estaciones de aforo del SAIH los caudales más relevantes (por lo poco frecuentes) que se han identificado serían los 438 m³/s del Cinca en Escalona, los 158 del Ara en Boltaña, los 140 m³/s del Sotón en Ortilla y los 60 del Asabón en La Peña. En estos momentos la tendencia de los caudales es claramente ascendente en las cuencas del Aragón y del Gállego. Esta última es la cuenca en la que hay que intensificar la vigilancia hidrológica para las próximas horas. En el resto de la cuenca del Ebro se mantiene la estabilidad hidrológica o los incrementos han sido poco importantes.

En lo que resta de día se podría acumular en los Pirineos y en las cuencas del Cinca, Nogueras y Segre (noreste de la cuenca del Ebro), más de 40 l/m². En el resto de la cuenca y cuanto más hacia el suroeste, las precipitaciones serán ya menos cuantiosas y no se esperan acumulados superiores a los 20 l/m² en lo queda de miércoles. Tanto para el jueves como el viernes ya no se prevén precipitaciones importantes en la cuenca del Ebro. La cota de nieve, que ahora se sitúa sobre los 900-1200 m. en el tercio oeste de la cuenca y buena parte del Sistema Ibérico y sobre los 1800-2200 en el Pirineo central y oriental, descenderá en el este y noreste de la cuenca hasta los 1200-1500 m., con pocos cambios en el resto.

Con las precipitaciones registradas hasta el momento y las previstas para lo que resta de miércoles, se esperan crecidas desde los ríos de la cabecera del Ebro hasta el Alcanadre, siendo las más significativas las que se produzcan en los ríos de las cuencas del Aragón, Arbas, Gállego y Alcanadre. Algunas de estas crecidas podrían tener carácter extraordinario, siendo la zona más probable, para que esto suceda, la del Gállego.

En los ríos del Pirineo oriental se producirán repuntes de caudal durante la tarde, aunque no se espera que superen los valores ya observados. Los embalses del Pirineo absorberán gran parte las crecidas que se registren en el Irati, Aragón, Ara, Cinca y las tres cuencas del Pirineo catalán que vierten al Ebro.

Comentarios