Atades proyecta un albergue adaptado en Martillué dentro de un proyecto jacobeo accesible

Atades Huesca está proyectando en su centro de Martillué un albergue adaptado para hacer más accesible el Camino de Santiago, un hospedaje con 12 plazas para personas con discapacidad psíquica o física para el que ya tiene el proyecto y la licencia de obra. La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, visitaba las instalaciones del centro Ignacio Claver en Martillué y ponía en valor esta iniciativa como “un paso más en la inclusión de las personas con discapacidad para acercarla al ámbito de la cultura”.

Este proyecto se enmarca dentro del proyecto de financiación europea Poctefa Jacob@ccess, en el que está implicado el Ayuntamiento de Jaca, el de Pamplona, Atades Huesca, la comarca francesa Ioldi Ostabat y entidades navarras y galas. Contempla la creación de una red social, cultural y turística capaz de hacer accesible el Camino de Santiago para todas las personas discapacitadas, ofrecerles una nueva oferta sociocultural jacobea y, además, eliminar sus barreras arquitectónicas.

AMPLIACIÓN DE PLAZAS CONCERTADAS CON ATADES

La consejera María Victoria Broto ha insistido en la importancia de la tarea que Atades Huesca lleva a cabo en la provincia y ha asegurado que “el Gobierno de Aragón comparte esta responsabilidad con las personas con discapacidad”. Prueba de ello, ha dicho, es la ampliación del acuerdo marco de plazas concertadas que ha llevado a cabo el Ejecutivo en colaboración con las entidades sociales.

En la visita a las instalaciones del centro Ignacio Claver, Broto ha estado acompañada por el presidente de Atades Huesca, Lorenzo Torrente; el director provincial del IASS en Huesca, Eloy Torre, y el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón y de Sabiñánigo, Jesús Lasierra. Allí, han podido conversar con trabajadores y usuarios y ver las tareas que llevan a cabo en este centro ocupacional como manualidades, costura o trabajos de granja.

Comentarios